LONGITUD DE ONDA. Todo sobre la visión: problemas visuales, patologias, consejos e informaciones utiles

EI Lasek / Epi-Lasik: una opción de corrección para muchas personas

0
Posted in Lasik By Longitud

epi lasik

Mucha gente que utiliza gafas o lentes de contacto desearía operarse y dejar de utilizar una corrección visual para corregir su ametropía, por eso de vez en cuando me gusta hablar sobre técnicas de cirugía refractiva, ya que soy de la opinión de que cuanta más información tiene la gente mejores decisiones pueden tomar.

Por eso hoy os hablare del Epi-Lasik (también conocido como LASEK), una técnica de la que hasta ahora no os había hablado en el blog y que me ha parecido interesante dedicarle un post. Esta técnica aúna las ventajas del Lasik con las del PRK. Se usa para corregir defectos visuales como la miopía, hipermetropía y astigmatismo.

El Lasek está indicado para aquellos pacientes que no son buenos candidatos para una operación Lasik por tener córneas demasiado finas, presentar irregularidades en la topografía córneal, pupilas demasiado grandes o directamente pacientes que prefieren una intervención en la que no se realice ningún corte en la capas del ojo.

Al igual que en el Lasik, se aplica un láser excímer que moldeará la córnea modificando su curvatura, para así conseguir un enfoque perfecto sin necesidad de gafas ni lentillas. Si el paciente presentase también vista cansada, se puede programar una corrección multifocal que le permitirá ver bien a todas las distancias (esta técnica recibe el nombre de Presbi-Lasek).

La principal característica del Lasek, que le diferencia del Lasik, es que el láser se aplica directamente sobre la superficie del ojo sin realizar corte alguno. Tan sólo es necesario eliminar el epitelio corneal, que es la capa más externa de la córnea (como un “pellejito” que recubre la córnea). Para eliminar el epitelio podemos utilizar varios métodos:

1) El propio láser excímer: Cuando el mismo láser excímer es utilizado para eliminar el epitelio, siendo guiado por un mapa de topografía epitelial, la técnica se conoce como PRK Transepitelial. Para realizarlo es necesario tener un mapa epitelial de alta precisión, que sólo se puede obtener mediante un OCT (Tomografía de Coherencia Óptica) o por un BMU (Biomicroscopía ultrasónica). Esta técnica se comercializa como “PRK Sin tocar el ojo”, ya que es el láser, no la mano del cirujano, el que elimina el epitelio.

2)  Una solución alcohólica de baja concentración, aplicada sobre la córnea durante breves segundos, debilitará selectivamente los enlaces del epitelio con el estroma (capa de la córnea justo debajo del epitelio) y permitirá que el cirujano lo retire suavemente con una espátula. Después de aplicar el láser excímer el epitelio se recoloca en su posición inicial. Esta técnica es el “verdadero Lasek” de acuerdo a la descripción original del Dr. Guido Camellin.

3)  El uso de un epi-queratomo: El epi-queratomo es bastante similar a un microqueratomo (que es el aparato que se utiliza en la técnica lasik para cortar el flap), pero se diferencia de éste en que no tiene una cuchilla con filo, sino que tiene un borde “romo” que por fricción retirará el epitelio automáticamente. En este caso después de aplicar el láser excímer, el epitelio puede recolocarse en su posición original (lo que se denomina Epi-Lasik Epi-ON) o puede descartarse (Epi-Lasik Epi-OFF).

4) El uso de una espátula, microrrastrillo o cepillo rotativo, para eliminar mecánicamente el epitelio corneal. Esta es la técnica PRK original, que era la técnica utilizada en los inicios de la cirugía refractiva con láser excímer, hace más de 2 décadas.

Genéricamente estas 4 variantes quedan englobadas bajo una denominación común: Ablación de Superficie, haciendo referencia a que el láser excímer se aplica inmediatamente debajo del epitelio corneal y no en el interior de la córnea (estroma).

El postoperatorio de estas técnicas es lento y molesto pero al cabo de una semana ya se puede realizar vida normal. La recuperación visual es bastante más lenta que con la técnica Lasik y pueden pasar varias semanas hasta que el paciente consiga una visión perfecta. La técnica que se conoce como ablación de superficie “avanzada” difiere de la convencional en la aplicación de Mitomicina C (para evitar el Haze, que es una ligera opacidad corneal que con el tiempo va desapareciendo) y analgésicos de última generación para controlar los síntomas postoperatorios.

Cuando se desea preservar al máximo la integridad estructural de la córnea, el Epi-Lasik/Lasek es la técnica recomendada.

Os dejo un par de vídeos para que veáis en que consiste la operación:

Leave a Reply