¿Y si la revolución 3D también pasase por la lentes de contacto?

Las lentes de contacto también podrían ser actores principales en la revolución que se esta comenzado a producir alrededor de la 3D. Un equipo de la Universidad de Princeton, dirigido por el profesor McAlpine, ha realizado una verdadera proeza técnica: crear un lente de contacto de visión 3D, utilizando una impresora 3D.

Gracias a la nueva técnica de impresión puesta a punto por este equipo de investigadores, se pueden superponer hasta 5 capas con diferentes materiales y así crear una nueva tecnología de visualización que permitiría mejorar la experiencia del usuario cuando observa contenidos como las películas en 3D o ver los rayos X. Pero aun hay mas, esa nueva tecnología de visualización también seria capaz de modelizar objetos.

Una tecnología basada en nanopartículas y LED

Lentilla 3D

Cada una de las 5 capas de la lente de contacto tiene sus propias características. La primera da la forma a la lente y contiene los circuitos integrados. La segunda lleva la corriente a la tercera y la cuarta capa, la cual está compuesta de nanocristales, llamados puntos cuánticos, que no son sino pequeños LEDs que va a crear la famosa visión 3D. La última es una capa protectora para el ojo.

Desarrollo para la industria

Además de las posibilidades lúdicas y estéticas del uso de estas lentes de contacto, menos voluminosas y más agradables para el usuario que las actuales gafas 3D, estas lentillas permitirían realizar la modelización de objetos: la lente seria capaz de escanear un objeto que posteriormente deseásemos recrear vía una impresora 3D. Una simplificación considerable para la impresión 3D, que actualmente utiliza varios escaneos del mismo objeto desde diferentes ángulos para ser capaz de reproducirlo. Ahora bien, siempre hay un pero y en este caso es que tanto la autonomía como el sistema inalámbrico para enviar las imágenes a la impresora deben ser mejorados.

El desarrollo de estos lentes de contacto con fines comerciales aun va a llevar algún tiempo: el desarrollo de este prototipo ha llevado dos años de trabajo a McAlpine y a su equipo. A esto se suma el coste de fabricación que asciende a 20 000 dólares, lo que hace de estas lentes un producto prohibitivo, incluso para la industria. Pero esto es ciencia y si el desarrollo continua, quizás en un futuro mejoren su prototipo y para convertirse en una realidad.

Por si queréis más información sobre este profesor y sus investigaciones os dejo un link a la Web de la Universidad de Princeton donde se habla de él:  http://www.princeton.edu/

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en las redes sociales!

Suscríbete
Avísame si

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments