Todo sobre vision: patologias, profesionales y novedades

Tratamiento de las cataratas sin cirugía

0
Posted in Cataratas By Longitud

tratamiento cataratas sin cirugia

En este articulo encontrareis varios avances científicos que en un futuro próximo podrían significar el fin de las operaciones de cataratas, aunque por ahora la cirugía para reemplazar el cristalino sigue siendo la única solución a este problema visual: Toda la información sobre las técnicas de cirugía para operar cataratas

Tratamiento de las cataratas sin cirugía

Tratar las cataratas sin cirugía podría ser muy pronto una realidad gracias a los resultados obtenidos en investigaciones sobre los polímeros y las proteinas.

Los investigadores de la Universidad de Massachusetts Amherst han dado un gran paso en la comprensión del comportamiento de las proteínas en el cristalino. Estos hallazgos podrían ayudar a prevenir la formación de conglomerados de proteínas, responsables de muchas otras enfermedades además de las cataratas, controlando las fuerzas electrostáticas que causan dicha agrupación.

El profesor Murugappan Muthukumar, físico especialista en polímeros de Amherst de la Universidad de Massachusetts, comenta que “casi todas las enfermedades neurológicas y las enfermedades del cristalino se deben a la formación de conglomerados indeseables de proteínas”. Sus investigaciones abren la puerta a nuevas y prometedoras soluciones para el tratamiento sin cirugía de las cataratas e incluso de la presbicia.

“Un día, los optometristas y los profesionales del cuidado de la visión podrán utilizar procedimientos no quirúrgicos para impedir la formación de cataratas“, destacó el profesor Muthukumar.

Durante los experimentos los investigadores enviaron cientos de veces un haz luminoso a través de soluciones con más o menos cantidad proteínas para medir, tras pasar por la solución, cuánta luz salía y cómo se modificaba el ángulo de su trayectoria.

Los investigadores usaron estas medidas y un modelo simplificado de cómo las moléculas se disponen en el cristalino para determinar la relación entre la acumulación de proteínas y su base molecular.

Janssen Pharmaceuticals ya ha adquirido la licencia para explorar las aplicaciones médicas de esta tecnología basada en la investigación del profesor Muthukumar y sus  colegas.

Para el profesor Muthukumar el siguiente paso es ampliar el concepto de prevención de la agregación de proteínas a todos aquellos sistemas susceptibles de estar relacionados con enfermedades neurológicas.

Ya veis, puede que un día la química y la física sean las soluciones a todos nuestros problemas de visión, quien sabe. En todo caso está claro que la ciencia continúa buscando soluciones a problemas que actualmente afectan a millones de personas y que dentro de unos años puede que no sean más que un simple recuerdo lejano.

Un compuesto químico para “disolver” las cataratas

Investigadores americanos han identificado una sustancia química que disuelve las acumulaciones de proteínas asociadas con las cataratas, lo que podría constituir la base de un futuro tratamiento a base de un colirio contra este problema visual.

Una de las causas para el desarrollo de las cataratas se produce cuando las proteínas del cristalino pierden su estructura y su forma ordenada. En un cristalino sano estas proteínas mantienen su estructura transparente y ordenada, pero con la edad o por otro tipo de circunstancias (radiación UV, diabetes,…), estas proteínas comienzan a perder su transparencia y su organización, lo que va haciendo que el cristalino vaya volviéndose poco a poco opaco.

Si bien hoy en día las operaciones de cataratas se han convertido en operación “corriente”, lo que banaliza cada vez mas un problema que hasta hace unas décadas constituía un autentico desafío para los especialistas de la visión, no debemos olvidar que las cataratas son aun responsables de aproximadamente el 51% de los casos de ceguera en el mundo.

En la búsqueda de nuevos tratamientos, un equipo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), la Universidad de Michigan y la Universidad de Washington, estudiaron un conjunto de unos 2.450 compuestos, con el objetivo de identificar entre ellos un puñado de sustancias con propiedades potencialmente susceptibles de interactuar con las proteínas.

Uno de esos compuestos químicos, llamado ‘compuesto 29,’ demostró en las pruebas de laboratorio que podía evitar que se formasen depósitos de proteínas en el cristalino, e incluso mostró su capacidad para disolver acumulaciones de proteínas que ya se habían formado.

Cuando se administro en los ojos a través de gotas, el compuesto 29 demostró su capacidad para reducir la turbidez en los cristalinos de ratones predispuestos a las cataratas. Se observaron resultados similares cuando el compuesto fue probado en una muestra del tejido de un cristalino humano con catarata, el cual se había recuperado tras una cirugía.

“Estamos empezando a comprender el mecanismo en detalle,” comento el Dr. Jason Gestwicki, profesor asociado de química farmacéutica en la UCSF y autor principal del estudio. “Ya sabemos en que lugar se deposita el compuesto 29, y ahora estamos empezando a saber exactamente lo que hace allí.”

El compuesto 29 forma parte de una clase de moléculas llamadas esteroles, unas moléculas orgánicas importantes y que desempeñan un gran abanico de funciones biológicas, tales como la de ser precursores de hormonas esteroidales. El equipo de investigadores encontró que este compuesto se coloca entre las subunidades de la proteína, lo que permite la estabilización de la misma.

A principios de este año, otros investigadores en China y en los EE.UU. ya habían identificado otro compuesto de la clase de los esteroles, el lanosterol, como otro compuesto con un gran potencial para ser el primero de una nueva clase de fármacos para el tratamiento de las cataratas, después del éxito obtenido en experimentos realizados con animales (perros y conejos).

Estos resultados ofrecen incluso la posibilidad de plantear la utilización de esteroles, tal como el Compuesto 29, en otras enfermedades neurológicas en los que se sabe pertinentemente que la presencia de depósitos o acumulación de proteínas es una de las causas de las mismas, tales como la enfermedad de Alzheimer o de Parkinson.

El Dr Gestwicki comento: “Mediante el estudio realizado con las cataratas hemos sido capaces de evaluar, comparar y poner a punto nuestras tecnologías. Hemos demostrado gracias a los resultados de nuestros test que estas tecnologías podrían utilizarse en enfermedades del sistema nervioso. Todo ello nos permite comenzar a imaginar una primera pista para desarrollar un medicamento que podamos probar en los ensayos clínicos con humanos.”

La investigación se publica en la revista Science, os dejo el link: http://www.sciencemag.org/content/350/6261/674

¿Se acabaron las operaciones de cataratas?

¿El fin de la operación de cataratas? Los científicos descubren una nueva solución

Sólo en nuestro país, esta afección se traduce en más de 250.000 intervenciones al año, un gasto que podría duplicarse en los próximos años, y no hay dinero para cubrirlas todas

Las cataratas surgen de cambios en la solubilidad de las proteinas del cristalino que se aglutinan y reducen la calidad óptica provocando que la vista se vuelva borrosa, algo comparable a mirar a través de un cristal empañado. Cuando observamos un objeto, los rayos de la luz se transmiten a través de nuestro ojo atravesando la pupila, el cristalino y alcanzando la retina. El cristalino debe ser transparente para dejar pasar la luz sin problemas: cuando está opaco o poco transparente tenemos una catarata.

Es una de las enfermedades oculares más comunes y, aunque puede producirse por diversas causas, se relaciona especialmente con la edad. Se calcula que la padecen cerca de un 17% de personas con 40 años padecen cataratas y el porcentaje aumenta hasta el 46% a partir de los 75 años. Pero aunque las más frecuentes se produzcan como resultado del envejecimiento (Catarata Senil) o como consecuencia de la Diabetes Mellitus (Cataratas diabeticas), pueden aparecer a cualquier edad e incluso desarrollarse en niños.

Se trata de un problema de salud tan extendido que la cirugía de cataratas es el procedimiento quirúrgico más realizado en el cuerpo humano. Se estima que sólo en EEUU se practican 2 millones de cirugías al año y en España alrededor de 250.000 intervenciones cada año. Y eso se traduce en elevadísimas cantidades monetarias.

Hasta el momento la única forma de poner solución a este problema de visión nublada permanente era mediante una sencilla operación. Pero dado el número de casos que se dan en el mundo y el cada vez mayor envejecimiento de la población, hacer frente a tal cantidad de cirugías se preveía como un importante problema que puede tener solución gracias a un simple colirio.

Según un reciente estudio publicado en la revista Nature, un grupo de investigadores británicos parece haber encontrado una cura para las cataratas menos invasiva que la operación y mucho más económica. Tan sólo es necesario aplicar unas gotas en los ojos y se acabaron los problemas de visión borrosa. “Además, si se aplica el tratamiento tempranamente incluso podría dejar de desarrollarse el problema”, aseguran los autores de la investigación.

Fin de la cirugía (y del gasto)

La idea de que unas gotas para los ojos puedan sustituir a las operaciones de cataratas parece llegar en el mejor momento. Hace algún tiempo que el servicio nacional de salud británico, conocido como NHS, viene advirtiendo que los problemas de liquidez para afrontar los gastos sanitarios están llevando a racionar el número de cirugías oculares para algunos pacientes, a pesar de que sus cataratas estén en un estado tan grave que no les permita apenas ver. Situación que no es muy diferente en nuestro país donde también se dan casos de pensionistas a los que sólo se les opera de uno de los ojos, el más lesionado, no recuperando la visión en ambos.

Ahora, los investigadores parecen haber demostrado que una sustancia química llamada lanosterol, que está presente de forma natural en los ojos sanos, podría acabar con los grumos responsables de nublar la visión de los pacientes enfermos de cataratas. Los científicos observaron cómo la aplicación de dos dosis de este líquido en los ojos enfermos conseguían que se desvaneciesen los grumos que dañaban el cristalino devolviéndolo a su estado original.

Según los expertos, dado que el lanosterol se produce de forma natural en el ojo humano, es seguro usarlo como un medicamento y confían poder realizar los primeros ensayos clínicos en uno o dos años vista. “El hecho de que el tratamiento sea económico de fabricar podría traducirse en un uso generalizado del mismo en tan sólo cinco años”, asegura Fiona Macrae en el Daily Mail: “una medicación barata y efectiva que podría significar que más pacientes reciban el tratamiento que necesitan”.

Cortando el problema de raíz

Aunque todavía tienen un largo camino para demostrar la validez real de estos avances, los investigadores creen que la aplicación de las gotas a una edad temprana o justo cuando empiecen a mostrarse los síntomas, podría detener el desarrollo de las cataratas. No sólo eso: “El lanosterol incluso podría ayudar en el tratamiento de otras enfermedades caracterizadas por los cambios en los grupos de proteínas, incluyendo la enfermedad de Alzheimer”, aseguran los expertos.

Como explica Clara Eaglen, miembro del Royal National Institute of Blind People, “cualquier cosa que elimine la necesidad de afrontar una cirugía invasiva será enormemente beneficiosa para los pacientes. Si además las gotas oculares pueden autoadministrarse, esto eliminaría gran carga de trabajo de clínicas oftalmológicas y centros médicos especializado.

Leave a Reply