Queratitis, un riesgo del uso de lentes de contacto

Lentes de contacto Queratitis


Lentes de contacto Queratitis, queratosis, queratitis tratamiento

Estamos todos de acuerdo en que para muchos usuarios las lentes de contacto son la alternativa ideal al uso de gafas, aunque en muchos casos son su complemento perfecto.

Ahora bien, su uso es seguro si las lentillas son adecuadamente manipulados y si existe un control por parte de un profesional de la visión (optometrista u oftalmologo). En caso contrario los riesgos que corren los usuarios de lentes de contacto pueden ser muy importantes, siendo la queratitisuno los más peligrosos.

Para todos aquellos que no lo saben, la queratitis, es una inflamación de la córnea, producida generalmente por una infección o por una reacción alérgica. La Queratitis infecciosa se produce cuando un germen (bacteria, hongo o ameba) invade el tejido corneal y comienza a destruirlo.

En casos graves el daño visual puede ser irreversible, ya que una vez controlada la infección y la inflamación de la córnea, puede formarse en ella una cicatriz que afecta de forma permanente a su transparencia. La solución en este caso pasaría por un trasplante de córnea.

Para comenzar un tratamiento contra la queratitis se requiere la suspensión del uso de las lentes de contacto, colirios antibióticos y antiinflamatorios por un periodo variable de tiempo, según la gravedad y la causa.

5 recomendaciones para evitar problemas con las lentillas

1.-   Comprar las lentes en un centro especializado después de realizar el preceptivo examen visual.

2.-   Visitar periódicamente al profesional de la visión que le adapto las lentes para que controlo su buena utilización.

3.-   Respetar tanto los periodos máximos de uso y así como la fecha de caducidad de las lentes de contacto. A medida que pasa el tiempo, el lente de contacto sufre un proceso de degradación que aumenta el riesgo de generar heridas en la cornea por roce, además se van depositando en su superficie residuos orgánicos, proteínas, calcio y lípidos que favorecen la colonización bacteriana.

4.-   Lavarlas siempre con soluciones de limpieza para lentes de contacto. No usar ningún otro líquido, como por ejemplo el agua potable, suero fisiológico o la propia saliva.

5.-  No bañarse con las lentes de contacto puestas en el mar, piscinas, lagos e incluso la ducha.

Para aquellos usuarios de lentes de colores, decirles que deben respetar las mismas normas de uso que cualquier otra lente de contacto.

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.