El 88% de los menos de 18 años debería usar gafas

Colegio

fracaso escolar, pizarra borrosa, miopia colegio

El 88 por ciento de la población menor de 18 años debería usar gafas o lentes de contacto, pese a que tan sólo el 20 por ciento en esa franja de edad es usuaria de algún sistema de compensación visual, según un estudio el I Estudio Visión y Aprendizaje, impulsado por Visión y Vida.

Uno de cada cinco niños y adolescentes tiene problemas para ver la pizarra

El informe, que analiza casi 500 casos de niños y adolescentes con edades comprendidas entre los 5 y los 18 años, demuestra que del grupo de alumnos con bajo rendimiento escolar, sólo el 34 por ciento utilizaban un sistema óptico antes de la visita, cuando tras la visita pasó a ser del 89 por ciento.

En este grupo de estudiantes, encontramos que el 29,2 por ciento tenían una visión igual o inferior a 0,6 dioptrías, es decir, dificultades para ver la pizarra. En este sentido, los expertos recuerdan que «la prevención es muy necesaria». «La visita anual al especialista garantiza la buena visión, que facilita el aprendizaje y el rendimiento escolar», añade.

«El grupo de los escolares que afirman tener malos resultados escolares son, con diferencia, los que menos utilizaban gafas o Lentes de Contacto y porcentualmente los que más han necesitado un sistema de compensación visual», señala el estudio.

Relación entre los bajos resultados escolares y la visión

Así, el informe concluye que existe una relación entre los bajos resultados escolares y la necesidad de utilizar un sistema de corrección visual. Entre los datos que avalan esta afirmación se encuentra que, al menos, el 55 por ciento de los estudiantes con bajo rendimiento escolar tenían una mala visión y no usaban lentes correctoras antes del estudio, así se estima que uno de cada cinco niños y adolescentes tiene problemas para ver la pizarra.

No obstante, un mal resultado escolar no puede asociarse únicamente a la capacidad intelectual del alumno, aunque «el fracaso escolar puede asociarse a diversos factores, la eficiencia visual del alumno puede ser, en muchos casos, la causa de sus malos resultados escolares».

Del grupo estudiado, el 58,3 por ciento ya eran usuarios de sistemas de corrección visual antes de la visita, y tras la visita se prescribieron gafas por primera vez a 150 niños y adolescentes (30,5%) de la muestra.

Del total de los encuestados el 39 por ciento manifestó acudir cuando tiene dificultades visuales o molestias oculares, de ellos el 37 por ciento de los que tenía gafas acudía por molestias, un 9 por ciento por dolores de cabeza y un 5 por ciento por molestias oculares; de los que no tenían graduación el 52 por ciento nunca había acudido al especialista al no presentar síntomas previos.

El 74,6 por ciento de las personas que no utilizaban previamente ninguna corrección visual necesitaron gafas o lentes de contacto tras la visita. En este caso, se detectaron sobre todo problemas de miopía, hipermetropía (14%) y miopía y astigmatismo (12%).

Por otra parte, se observa que el 72 por ciento de las visitas se realizan a partir de 10 años, lo que para los expertos es «muy tarde» ya que aconsejan realizar alguna revisión entre los 4 y 6 años, edad más adecuada para tratar la ambliopía (ojo vago), es decir cuando el escolar empieza a realizar esfuerzos visuales.

Fuente : La Razon

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.