Galería de arte, tienda de óptica o ambas a la vez

Una tienda de óptica no tiene por qué estar reñida con el buen gusto y el diseño. Pero además podríamos ir más lejos e imaginar que ese espacio donde la gente compra gafas, también se convierta en un lugar donde proponer a los clientes una experiencia suplementaria.