Tres secretos del ojo humano que no conocíamos

Tres estudios publicados recientemente ponen de relieve tres cosas que hasta ahora no sabíamos sobre el ojo humano y nuestra visión: (1) que los jóvenes ven en alta definición, (2) que con que veamos una imagen tan solo durante 13 milisegundos esta quedara registrada en nuestro cerebro y (3) que el alcohol disminuye la visión de los contrastes.

Precisión y visión en alta definición

Cuando se tienen 70 años y pese a llevar la corrección adecuada a nuestro problema visual, en ningún caso podremos ver tan bien como lo hacíamos cuando teníamos veinte años.

La razón es que una vez que las imágenes llegan a la retina, estas deben ser convertidas en señales eléctricas para poder ser enviadas al cerebro vía el nervio óptico y una vez en el cerebro esos impulsos serán “descodificados” e interpretados correctamente para restituir lo que nuestros ojos han visto.

Ahora bien, un equipo de la universidad de Vanderbilt en Nashville (USA) dirigido por el Profesor Philip Ko, viene de demostrar que con la edad, nuestra capacidad para memorizar rápidamente una imagen disminuye. Este fenómeno no aparece reflejado en los resultados que se obtienen midiendo la actividad eléctrica del cerebro mediante un electroencefalograma, pero puede ser puesta en evidencia gracias a métodos mas sofisticados y que se detallan en el ultimo numero de la revista Attention, Perception & Psychophysics.

Gracias a estos nuevos métodos de control, el Profesor Ko y sus colegas han estudiado a 11 personas mayores (edad media 67 años) y 13 jóvenes adultos (edad media 23 años). Los resultados muestran que los más jóvenes memorizan las mismas images que los mayores, pero lo hacen reteniendo muchos mas detalles y con mayor precisión, en otras palabras, estarían “viendo y guardando” las imágenes en alta definición.

Rapidez

En un segundo estudio que aparecía en la misma revista se publicaban los resultados obtenidos por la Profesora Mary Potter quien lleva a cabo su actividad científica en el prestigioso MIT (Massachusetts Institute of Technology) de Cambridge (USA). Las conclusiones a las que llega este estudio muestran que las capacidades del ojo humano van vas allá de lo que hasta ahora pensábamos.

La doctora Potter y sus colegas querían determinar la duración de la exposición necesaria de una imagen para que un ojo humano sea capaz de verla, y sobre todo para que el cerebro sea capaz de identificarla y comprenderla.

Estudios mas antiguos habían permitido demostrar que las personas eran capaces de identificar images de las cuales se les había dado el nombre anteriormente si ellas aparecían proyectadas durante una fracción de segundo, 125 milisegundos exactamente.

Esta vez, los investigadores esperaban alcanzar los límites de la capacidad del ojo humano descendiendo gradualmente hasta los 13 milisegundos de proyección, dado que esta cifra es la máxima velocidad a la que los ordenadores (utilizados para hacer el estudio) son capaces de proyectar una imagen. Pues pese a una si breve exposición de las imágenes, las personas que participaron en el test fueron capaces de reconocerlas y contra todo pronóstico dejar en evidencia las barreras que se creían infranqueables hasta ese momento.

Disminución de contrastes

Por ultimo os hablaré de un estudio canadiense que quizás aporte uno de los resultados mas interesantes al tratarse de un fenómeno que desgraciadamente esta muy presente en nuestra sociedad actual.

El estudio del cual os hablo y que ha aparecido en la revista Perception, evalúa el impacto de la ingesta moderada de alcohol sobre la visión. La conclusión pese a ser una sorpresa no deja de tener una cierta lógica sabiendo los estragos que puede causar el alcohol en nuestro organismo: incluso si el consumo de alcohol esta por debajo de la tasa autorizada para poder conducir, la persona sufrirá una disminución de un 30% en lo que respecta a su visión de los contrastes.

Un efecto que se amplifica si la persona que ha consumido alcohol condujese la noche, ya que en ese momento del día los contrastes además se atenúan de forma natural debido a la disminución luminosa.

Así que, una razón de más para decir: si bebes no conduzcas.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este artículo.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Sígueme en las redes sociales!

Suscríbete
Avísame si

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

2 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
Mercedes Basulto Marset

Hola
¿Puedes indicar la referencia del estudio de la influencia del alcohol en la disminución de la sensibilidad al contraste?
Muchas gracias