Los problemas oculares y visuales aumentan un 25% durante el verano

Con el exceso de exposición solar, los ojos tienen un mayor riesgo de padecer problemas oculares como: cataratas, ceguera temporal (fotoqueratitis), tumoraciones y pterigion, un tipo de crecimiento anómalo del tejido de la conjuntiva ocular. Todos estos problemas se relacionan con una intensa a lo largo del tiempo o bien repentina exposición al sol; por lo que el verano es una estación que resulta de alto riesgo para nuestros ojos”, explicaron los expertos.

Disfunciones oculares y visuales durante la época estival

Las disfunciones oculares y visuales aumentan un 25% durante la época estival. En la montaña, la baja humedad y el calor contribuyen a aumentar la evaporación de las lágrimas, resecando el ojo y ocasionando picores, ardor, visión borrosa, sensibilidad a la luz y sensación de arenilla en el ojo.

Gafas de sol niños baratas, gafas sol niños 2 años, gafas sol niños años, gafas de sol infantiles, gafas de sol niños pequeños, gafas de sol niños ray ban, gafas de sol para niños baratas, riesgos gafas sol niños, peligro gafas sol niños, gafas sol niños malas, gafas sol niños defectuosas, gafas sol niños homologadas

Cuidado con los ojos de sus hijos

Con el objetivo de que la ignorancia no sea una razón para no comprar unas gafas de sol de calidad, quiero insistir antes del verano: no compre gafas sin homologar o sin calidad, se arriesga más de lo que piensa.

ojo problema, ojo radiacion uv, ojo irritacion

Ojos dañados

Una protección ocular inadecuada puede generar, además, trastornos leves que producen picor o enrojecimiento de los ojos, pero también puede provocar úlceras corneales, dañar seriamente la retina o acelerar otros procesos degenerativos.

Verano y gafas de sol

Patologías oculares aumentan un 20% en verano

Las patologías oculares crecen un 20% en verano por lo que se recomienda no llevar gafas de sol si no están homologadas.

La radiación solar se compone por ondas visibles e invisibles. Las visibles «sólo resultan dañinas si se exponen muy intensamente a ellas», mientras que las segundas —invisibles— se componen de radiaciones infrarrojas y rayos ultravioletas (UVA), que son las «más nocivas para el ojo».