Lentes ultra delgadas para revolucionar la corrección visual

Metasurface lentes optica

Tic tac tic tac, el reloj sigue su inexorable avance y cada segundo nos acerca a una nueva disrupción que cambiara para siempre nuestra forma de entender la óptica. ¿Nos estarán llevando estos nuevos materiales e investigaciones hacia una nueva forma de entender la corrección visual, tanto a nivel de lentes de contacto como de lentes oftálmicas? La respuesta a esta pregunta parece cada día más cercana, y su aplicación práctica quizás un poco mas lejana, pero la certeza de que ocurrirá ya no deja lugar a dudas.

Os pregunto cómo en posts anteriores cuando os he traído este tipo de noticias si ¿estáis listos para el cambio? Pues si no es el caso, deberíais empezaros a interrogaros sobre ello.

Cuando os hablo de lentes ultra delgadas no es que esté hablando de un nuevo índice de refracción y una lente con algunos milímetros de espesor menos. Para nada. Hoy os hablare de lentes en las que para cuantificar su espesor no usaremos los centímetros ni los milímetros, la nueva unidad de medida serán los nanómetros.

Investigadores de la Harvard John A Paulson School of Engineering and Applied Science han diseñado una lente basada en un una matriz de dióxido de titanio “nanofins” sobre un sustrato de vidrio.

Esta nueva estructura óptica patentada por esta universidad y que recibe el nombre de “metasurface”, es capaz de desviar la luz que pasa a través de ella, es decir, es capaz de hacer lo mismo que una lente normal. Lo que implícitamente nos lleva a una conclusión obvia: esta tecnología podría sustituir a las lentes actuales usadas en las gafas y lentes de contacto. Y al mismo tiempo dar un vuelco a toda la industria adyacente, ya que los sistemas de fabricación y de montaje actuales se verían completamente obsoletos.

Como podréis leer en el Paper de esta investigación (os he dejado el link más abajo), esta primera lente basada en la metasurface era estática (una solo “potencia”) pero los investigadores ya están trabajando en la siguiente fase y se han puesto como objetivo desarrollar esta tecnología para hacer a esta superficie variable (ajustar la potencia según las necesidades del usuario).

“Una vez que consigamos que la metasurface sea variable abriremos el campo de aplicación de esta materia para hacer lentes ultra delgadas con corrección autoajustable, comenta el doctor Federico Capasso, uno de los investigadores que trabajan en este proyecto.

Otro elemento a destacar en esta nanoestructura de dióxido de titánico es que la desviación de la luz afecta a todo el espectro visible, algo que también abre la puerta a múltiples aplicaciones a la hora de mejorar la calidad visual de los usuarios frente a las limitaciones ópticas de los materiales actuales.

Como os comentaba antes, este material también tendrá su impacto a nivel de la industria. “En un futuro próximo, las metasuraces serán fabricadas a gran escala y su coste será tan solo una pequeña fracción del de los lentes convencionales. Esto se conseguirá porque para fabricar este material bastara con utilizar las instalaciones y la maquinaria que actualmente produce ya en masa los microprocesadores y los chips para ordenador. ” En otras palabras, el útil de producción ya existe y su capacidad de producción y sus costes son ya extremadamente bajos, otra razón para pensarse bien el futuro.

Espero que os haya parecido interesante y os dejo reflexionar en ello.

Este es el link al Paper que publicaron en la revista Science: http://science.sciencemag.org/content/352/6290/1190

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.