9 señales de alerta de un problema visual en niños



La salud visual depende de la atención que se le preste a los ojos desde pequeños. Un problema visual puede alterar el desarrollo social y académico de los niños. La detección temprana de estos defectos oculares es primordial, ya que existen enfermedades que sólo tienen solución en los primeros años de la infancia como es el caso de la ambliopía y también para evitar el fracaso escolar.

Por eso es de vital importancia cuando hablamos de un problema visual en niños revisar su visión periódicamente y sobre todo, de empezar lo antes posible.

9 señales de alerta de un problema visual en niños

Algunas señales de alerta sobre problemas de la vista, que los padres pueden detectar en sus hijos son:

  1. No le gusta leer.
  2. Entrecierra los ojos o tuerce uno de ellos.
  3. Se marea cuando va en un vehículo.
  4. Lee más cerca de lo normal.
  5. Tiene la costumbre de vocalizar cuando lee en silencio.
  6. Adquiere una posición rígida cuando mira de lejos.
  7. Se queja de dolores de cabeza, mareos y náuseas.
  8.  Tiene excesiva sensibilidad a la luz (fotofobia).
  9. Cierra o se tapa un ojo de vez en cuando.

Prevención visual desde la infancia

La vista de los niños está en pleno desarrollo hasta que cumplen los 6 años de edad y los problemas que se presenten antes y después, determinarán su salud visual y una parte importante de su futura calidad de vida.

Según OMS, La ceguera infantil es un problema importante. Se calcula que 1,4 millones de menores de 15 años son ciegos durante muchos años. Por otra parte, más de 12 millones de niños entre 5 y 15 años sufren discapacidad visual por errores de refracción (miopía, hipermetropía o astigmatismo) no corregidos, trastornos que se pueden diagnosticar y corregir fácilmente con el uso de lentes.

Aunque es difícil realizar exámenes de visión exhaustivos en bebés y niños en edad preescolar, la Asociación Estadounidense de Optometría recomienda realizar un examen visual a los bebés durante sus primeros 12 meses de vida, y a partir de ahí, hacerlo periódicamente al menos una vez al año.

Los lentes o gafas de sol no deben ser utilizados solamente como accesorio

Es ideal que las gafas que usan sus hijos cuenten con protección UV y su uso permanente debe ser considerado como un elemento importante para la preservación de su salud visual.

Esta recomendación la hizo la Organización Mundial de la Salud (OMS), que además reveló cifras donde afirma que por cada millón de personas en el mundo, 6.000 presentan ceguera prevenible.

Los agentes que ponen en riesgo la salud visual son la radiación solar, la exposición directa y prolongada al computador, el uso de protección visual incorrecta y las enfermedades congénitas

Para cuidarse, otras recomendacionesque hace la OMS son hacerse exámenes de la vista con regularidad, usar la graduación correcta en caso de necesitar anteojos o lentes de contacto, proteger los ojos del resplandor de la luz y de los nocivos rayos solares UV.

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.