Cuidado con el cambio de color de ojos mediante técnicas experimentales

En Longitud de Onda ya he publicado varias veces informaciones sobre estas técnicas de cirugía refractiva que rayan en los limites deontología profesional y que juegan con el desconomiento de los pacientes. Por eso me ha parecido importante apoyar mi punto de vista con la opinión de oftalmólogos especializados en cirugía refractiva y aprovechar al mismo tiempo para volver a informar sobre los riesgos de estas cirugías refractivas «estéticas».

Me quedo con estos dos párrafos:

  • Esta intervención de cambio de color de ojos, que se está ofreciendo desde una clínica en Barcelona por apenas 2.000 euros, no tiene el respaldo de los oftalmólogos en general y carece por completo de base científica.
  • Son técnicas totalmente experimentales y no están probadas ni su seguridad ni su eficacia«.

Noticia:

Mejor no jugar con el color de los ojos

Los oftalmólogos advierten del peligro de aclararse los ojos mediante una intervención con láser

El oftalmólogo Fernando Soler alerta de algunas técnicas y modas perjudiciales y peligrosas para la salud ocular, comenzando por las operaciones mediante láser para cambiar el color del iris. Esta intervención, que se está ofreciendo desde una clínica en Barcelona por apenas 2.000 euros, no tiene el respaldo de los oftalmólogos en general y carece por completo de base científica, según señaló el doctor Soler, por lo que los riesgos que comporta son elevados. En concreto, el facultativo (vicesecretario de la Sociedad Española de Cirugía Ocular Implanto Refractiva) señaló que «son técnicas totalmente experimentales y no están probadas ni su seguridad ni su eficacia».

El especialista Pedro Taña, director médico de Oftalvist en Alicante, manifestó que «en general los oftalmólogos trabajamos con técnicas contrastadas y aprobadas por la FDA en Estados Unidos y la Comunidad Europea» y que en este caso, «se están desarrollando en México tres tipos de láseres que pretenden aclarar el iris, para que los ojos marrones parezcan azules o grises, y los colegas de allí que he consultado cuentan que uno de ellos «promete» que no aumenta la tensión ocular, pero aún está en fase de estudio». Por lo tanto, «no soy partidario de introducir en España fármacos que pueden producir glaucoma solo por una cuestión estética, yo desde luego no lo voy a hacer, y aunque sé que hay un gran interés en esta tecnología por parte de muchas cadenas de oftalmología, hoy por hoy esta tecnología está en fase de experimentación; yo recomendaría esperar unos años a que exista certeza de que no hay complicaciones».

Por su parte, el doctor Jorge Alió, de ‘Vissum’, señaló que efectivamente en Barcelona se está publicitando esta intervención sin la licencia ni los aparatos adecuados. Se trata de una técnica que no se ha facilitado por la casa que la ha desarrollado y que está en fase de ensayos iniciales desde hace tres años, por lo que está previsto que en 2014 la firma americana ‘Stroma’ (de la que el doctor Alió es consultor) realice un pormenorizado estudio clínico con procedimientos reglados que demuestre si es o no peligrosa la tecnología. Hasta entonces, insistió en que «no se ha hecho ningún estudio en ningún lugar del mundo, por lo que no tiene aval científico».

Por otro lado, concretó que en ‘Vissum’ se lleva a cabo desde hace unos ocho años la «queratopigmentación terapéutica, una técnica con excelentes resultados que se está practicando en casos con indicación terapéutica por graves deformidades cosméticas oculares y que cuenta con el aval de cuatro artículos científicos publicados en revistas internacionales, una tesis doctoral en la UMH y el respaldo del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial)». Esta técnica, ´Vissum Eye-MP System´, «es una marca patentada, originaria y creada por nosotros», añadió.

Fuente: El Faro de Vigo

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.