Baja Visión: qué es, causas, síntomas y tratamiento



¿Qué Es la Baja Visión?

La baja visión es una pérdida de la visión que hace que las tareas diarias sean difíciles de realizar. Una persona con baja visión puede encontrar difícil realizar ciertas actividades como la lectura, la escritura, ir de compras, ver televisión, conducir un automóvil, o reconocer caras.

Cuando la visión no mejora con el uso de gafas, medicamentos o cirugía, las personas con baja visión necesitan ayuda para aprender a sacar un máximo provecho de su visión remanente y poder mantener su independencia. La pérdida de la visión no significa que hay que renunciar a sus actividades, sino que hay que usar nuevas formas de realizarlas.

Debido a enfermedades como la degeneración macular asociada a la edad, la baja vision no deja de progresar en el mundo.

Patrones de visión y pérdida de la visión

Visión central.
Esta es la visión detallada que usamos cuando miramos directamente a algo. La degeneración macular (DMAE) afecta la visión central. La retinopatía diabética puede afectar la visión central o la periférica.

Visión periférica.
Esta es la visión menos detallada que usamos para ver la forma de los objetos que no están dentro de la visión central. El glaucoma afecta primero a la visión periférica. Los derrames cerebrales pueden afectar un lado de la visión periférica.

Sensibilidad al contraste.
Esta es la habilidad que tenemos para distinguir entre tonos similares como un poco de leche en un pocillo blanco, o para distinguir características faciales. Todos los problemas oculares pueden disminuir la sensibilidad al contraste.

Percepción de la profundidad.
Es la capacidad de juzgar la posición de los objetos. Una reciente pérdida de la visión en un ojo nuevo puede afectar la percepción de profundidad.

Procesamiento visual.
El lente del ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina. La retina los convierte en señales que se envían a través del nervio óptico al cerebro, donde se interpretan como las imágenes que vemos. Un problema con cualquiera de estos procesos afecta a nuestra visión de diversas maneras.

Causas de Baja Visión

Una baja visión puede ser causada por enfermedades de los ojos, como la degeneración macular, el glaucoma, la retinopatía diabética y la retinitis pigmentaria. También puede ser causada por lesiones en los ojos. Estas condiciones pueden ocurrir a cualquier edad pero es más común en personas mayores. Sin embargo, el envejecimiento normal del ojo por sí solo no desarrolla a una baja visión.

La baja visión también puede ser una consecuencia de cáncer en el ojo, el albinismo o una lesión cerebral. Si usted tiene estos desordenes o tiene un potencial para desarrollarlos, está en mayor riesgo de tener una baja visión.

Síntomas de Baja Visión

Cuando hay una baja visión, usted no puede ver lo suficientemente bien como para hacer sus tareas diarias, inclusive con gafas, lentes de contacto, medicamentos o cirugía. Hay muchas señales de pérdida de la visión: resulta difícil o imposible leer, escribir, hacer compras, ver la televisión, conducir un automóvil o reconocer caras. Puede ser difícil graduar un dial o asimilar un resplandor de luz.

Cuando hay baja visión, usted puede tener problemas escogiendo o combinando los colores de la ropa. Las luces pueden parecen más oscuras que antes, haciendo las tareas en la casa o el trabajo más difíciles.

Los tipos más comunes de baja visión son la pérdida de la visión central, pérdida de la visión periférica (lateral), ceguera nocturna, visión borrosa y visión nublada.

Visiones fantasmales del síndrome de Charles Bonnet

Alrededor de un 20 al 30 por ciento de las personas con pérdida visual ven imágenes que parecen reales, pero no lo son. Esta condición es llamada síndrome de Charles Bonnet (CBS por sus siglas en inglés). Es importante entender que este síndrome no es una pérdida de la capacidad mental, sino una parte de la pérdida de la visión entre algunos pacientes.

Diagnóstico y Tratamiento de Baja Visión

Para ayudar a diagnosticar una baja visión, el examen ocular completo por lo general comienza con preguntas sobre su historial médico y cualquier problema de visión que el paciente pueda estar experimentando. También requiere una serie de pruebas diseñadas para evaluar la visión y exámenes de enfermedades de los ojos. Su médico puede usar una variedad de instrumentos, dirigir luces brillantes directamente hacia sus ojos, y le pedirá mirar a través de una variedad de lentes.

Posteriormente, su médico le examinará los ojos con una luz para ver si la parte exterior de los ojos está funcionando correctamente y si hay señas de alguna lesión o enfermedad. También se evaluará la agudeza visual, o que calidad visual tiene usted.

Una baja visión es la pérdida permanente de la visión que no puede ser mejorada con gafas, medicamentos o cirugía. Si usted ha sido diagnosticado con una baja visión, no existe ningún tratamiento que le devuelva la visión. En cambio, usted tendrá que aprender nuevas formas para utilizar la visión restante para completar sus tareas diarias y mantener su calidad de vida.

Recuerde que una baja visión no es un síntoma normal de envejecimiento. Su oftalmólogo puede notar la diferencia entre los cambios normales en el ojo causados por la progresión de la edad, y los que son causados por enfermedades oculares. Si usted ha notado cambios en su visión, consulte a su oftalmólogo de inmediato.

Ayudas para Baja Visión y Su Rehabilitación

La pérdida de la visión no significa que hay que renunciar a sus actividades, sino que hay que usar nuevas formas de realizarlas. ¿Es difícil leer el periódico y la etiqueta de un precio, graduar un dial, o asimilar un resplandor de luz? Existen numerosas herramientas, técnicas y recursos para personas con baja visión, incluyendo ayudas y rehabilitación.

Si un familiar o amigo sufre una pérdida de la visión, se le deben proporcionar las herramientas necesarias y animarle a que desarrolle la facultad de hacer todo lo posible independientemente. Conozca los retos que acompañan a una pérdida de la visión, pero no se haga cargo de las tareas del paciente. En cambio, ayúdele a identificar los ajustes que deben hacerse para maximizar su independencia.

Aproveche al máximo la parte de la visión que le queda

Encontrar y utilizar su «mejor punto alternativo»: escotomas y lugar preferido de la retina
Cuando el centro de su visión es oscurecido por un punto ciego (escotoma), es útil saber localizar el «punto más próximo» (locus preferido de la retina o PRL, por sus siglas en inglés). Para encontrar su PRL, imagine que el objeto que desea ver está en el centro de la cara de un reloj grande. Mueva los ojos alrededor de los números del reloj y note cuando vea el objeto centrado más claramente. Utilice esta misma dirección de la visión para ver otros objetos.

Ayudas para baja visión

Hay numerosos consejos prácticos y dispositivos para ayudarle a seguir siendo independiente con una baja visión, incluyendo hacer las cosas más brillantes y más grandes, reorganizar su casa o lugar de trabajo, usar libros y dispositivos de audio, entre otros.

Haga las cosas más brillantes

  • Mejore la iluminación. Utilice una lámpara de cuello de cisne dirigida hacia la actividad que esté realizando. Lleve consigo una linterna portátil.
  • Reduzca el resplandor. En espacios interiores, cubra las mesas de madera y mostradores brillantes; use lentes amarillos de clip o anteojos de recubrimiento lateral. Al aire libre, pruebe el uso de anteojos con lentes amarillos o ámbar. El uso de visores puede ser útil en espacios interiores o al aire libre.
  • Aumente el contraste. Utilice marcadores de tinta negra de gel o fieltro, en lugar de bolígrafos. Trace una línea oscura donde tenga que firmar. Use una taza blanca para el café, por ejemplo.

Haga las cosas más grandes

  • Acérquese. Siéntese cerca del televisor, y en la parte delantera de un auditorio en presentaciones (en un teatro, por ejemplo).
  • Agrande. Ordene cheques con letras grandes, naipes con material impreso grande, al igual que tarjetas de bingo, crucigramas, marcadores de teléfono, controles remoto para TV, calendarios, teclados y libros.
  • Amplíe. Las lupas para una baja visión vienen en muchos tipos y graduaciones, apropiadas para diferentes personas y diferentes tareas: de mano para la lectura de etiquetas de precios y menúes, con base y amplificadores para video (televisores de circuito cerrado), y para ampliación del ratón de una computadora.

Organice
Asigne lugares para las cosas en su refrigerador, sus llaves y su billetera. Minimice el desorden. Separe la ropa azul de la negra.

Marque las cosas claramente
Marque los termostatos y diales con marcadores de alto contraste (éstos se consiguen en una tienda de telas), las etiquetas de sus medicamentos con marcadores o bandas de goma, y ponga etiquetas a la ropa de colores similares con un gancho de seguridad.

Los oídos son buenos sustitutos para los ojos
Consiga libros y magazines de audio, gratis o en préstamo. También existen relojes, calculadoras, glucómetros y computadoras con audio. Use servicios de lectura.

Participe
No se aísle. Mantenga un grupo social, un trabajo voluntario, o un juego de golf. Esto puede requerir iluminación, tarjetas con letras grandes, una lupa, transporte, o alguien que siga su bola de golf. Pida ayuda si la necesita. La independencia no existe cuando se queda en casa por no pedir ayuda.

Manejo de automóvil
Si usted puede conducir, escoja sus rutas y tiempos de manejo cuidadosamente. Considere la posibilidad de usar anteojos con lentes amarillos o ámbar para evitar deslumbramiento. Pero esté preparado y considere si el manejo de automóvil es una buena idea. Hágase las siguientes preguntas: ¿Los autos aparecen de forma inesperada? ¿Otros conductores hacen sonar la bocina cuando usted maneja? ¿Está dando muchos golpes al auto con el parachoques? Si la respuesta es «sí» a cualquiera de estas preguntas, considere otras alternativas de transporte. Contrate a un conductor o a un taxista. Comparta el auto o compre gasolina a un amigo que maneje. Utilice los sistemas de transporte públicos y para adultos de edad avanzada. Pruebe una bicicleta de tres ruedas, o una silla móvil con batería que vaya a la velocidad de quienes caminan. Si le es posible, camine. En el futuro, habrá aún más soluciones.

Rehabilitación de la baja visión

Si tiene problemas de visión, usted puede mejorar su calidad de vida mediante una rehabilitación de la visión. Una rehabilitación de baja visión le enseña a utilizar su visión restante más eficientemente.

Cuando esté indagando sobre servicios de rehabilitación de baja visión, pregunte si los servicios se incluyen:

  • Una evaluación de baja visión por un oftalmólogo u optometrista.
  • Préstamo de los dispositivos de rehabilitación antes de comprarlos, y la posibilidad de devolverlos.
  • Entrenamiento en lectura, escritura, hacer compras, cocina, iluminación y control de brillo.
  • Evaluación de su domicilio
  • Servicios de movilidad
  • Recursos y grupos de apoyo

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.