tatuarse ojos

Tatuarse los ojos

Se trata, en este caso, de la última moda, no exenta de riesgos, en tatuajes, que comenzó en Estados Unidos y que hace furor en algunos lugares del planeta, especialmente en Singapur. El blanco de los ojos pasa a ser azul, rojo, verde o negro gracias a unas inyecciones de tinta, aplicadas entre la esclerótica y la conjuntiva. El pigmento queda entre ambas capas y se extiende por todo el ojo.

Gafas y Piercing

Se trata de unas gafas montadas al aire, o mejor dicho al puente de la nariz del afortunado (o desafortunado, según lo veáis) usuario que no quiere llevar unas gafas con varillas y honorar su pasión por el “arte” del taladro corporal.