Trabajar con el ordenador sin gafas

Trabajar ordenador gafas

 

¿Podrían estar contados los días en los que el uso de gafas o lentes de contacto serían necesarias cuando trabajemos delante del ordenador? Pues esto podría ser dentro de poco una realidad, si los estudios que se se están llevando a cabo por investigadores norteamericanos, terminan por validar el funcionamiento de una nueva tecnología y su posterior aplicación práctica entre el gran publico.

Computadoras que modifican las imágenes en función de la visión del usuario

Un equipo de la Universidad de California, Berkley (UCB) y del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) está diseñando pantallas digitales que se ajustan a las necesidades visuales de los usuarios de forma individual, proporcionando una imagen enfocada, clara y nítida sin la necesidad de gafas o lentes de contacto.

La tecnología podría proporcionar una solución sin equipamiento e incluso gratuita (si los usuarios no tuviesen ya un sistema corrector para su defecto visual) a todos aquellas personas que requieren gafas o lentes de contacto para trabajar sobre la pantalla de un teléfono inteligente, una tablet o un ordenador de sobremesa.

El Dr. Fu-Huang Chung, ex miembro de la UCB y actualmente ingeniero de software en Microsoft, comento: «La importancia de este proyecto radica en que en lugar de depender de la óptica para corregir la visión, en un futuro próximo podríamos usar la computación.»

El último prototipo de esta tecnología de corrección automática de la visión, consiste en una lamina que puede colocarse por ejemplo en la parte superior de la pantalla de un iPhone, y que utiliza otra pantalla intercalada entre dos capas de plástico transparente. Esa pantalla central contiene a su vez miles de poros, de 75μm de diámetro, con una separación entre ellos de 390μm.

Un algoritmo incluido en el software del equipo electrónico, se encarga entonces de ajustar la intensidad de la luz en ciertas direcciones píxel por píxel, lo que distorsiona la imagen hasta compensar la discapacidad visual del usuario, un proceso llamado deconvolución. Al tratarse de un efecto individual la imagen corregida para un usuario, no sera nítida para otros con diferentes necesidades visuales.

Brian Barsky, profesor de ciencias informáticas en la UCB y profesor asociado de optometría, comenta: «Nuestra técnica distorsiona la imagen de tal manera que, cuando el usuario mira la pantalla, la imagen aparecerá nítida sin necesidad de correccion.»

Más allá de la presbicia u otras ametropias, los investigadores están considerando su potencial uso para corregir las aberraciones de alto orden, las cuales actualmente no pueden ser corregidas ni con gafas ni con lentes de contacto. Ademas, esta tecnología podría combinarse con un software de «eye tracking»para determinar la posición de la cabeza del usuario, lo que abriría la posibilidad de añadir nuevas funcionalidades a estos sistemas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.