Cabinas de rayos uva y salud visual

Vision y Rayos UV

peligro rayos uva, cabina bronceado, bronceado rayos uva

 

El verano se terminó y ahora entramos en el periodo en el que muchas personas deciden utilizar este tipo de aparatos para mantenerse bronceados gracias a la radiación uva que emiten. Pero lo que muchos amantes del bronceado y usuarios de este tipo de cabinas de bronceado no saben es que podrían poner en riesgo su visión si no utilizan correctamente las gafas o las mascaras protectoras que ponen a su disposición los centros de bronceado.

Los daños serian provocados por una exposición excesiva y durante un largo periodo de tiempo a los rayos ultravioletas y a la luz extremadamente brillante que se generan en estas « lámparas ».

A diferencia de lo que muchos usuarios piensan cerrar los ojos no es suficiente, ya que la piel de los parpados es extremadamente fina para proteger al ojo de los efectos negativos provocados por las radiaciones UV. La sola protección son las gafas o accesorios protectores que el salón de bronceado debe proporcionar a cada usuario antes de entrar en la cabina. Pero atención, ese protector debe poder colocarse fácilmente y debe mantenerse en su posición sin moverse durante todo el periodo que la persona pase en la cabina.

Las cabinas de rayos UVA para el bronceado producen rayos ultravioleta de tipo UVA y UVB, los cuales pueden ser mucho más fuertes que los que recibiríamos directamente en nuestra piel durante una exposición al sol.

No hay que olvidar los riegos de los UV tanto si los recibimos directamente del sol o dentro de una cabina de bronceado, el cáncer de piel y las lesiones oculares. Las gafas de sol de calidad, no las de los mercadillos, y los accesorios de protección de las cabinas de bronceado son vitales, no hay que tomárselo a la ligera y menos por ahorrase unos euros en el primer caso o porque después de la sesión de bronceado se nos queden las marcas alrededor de los ojos en el segundo.

El cuerpo humano tiene una memoria infalible y siempre termina por hacernos pagar los excesos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.