Sobre exposición UV puede provocar daños en la vista

conjuntivitis, sol, uv, problema visualHay que seguir insistiendo, apoyando a nuestros colegas, repitiendo los mensajes que desde los diferentes colegios de ópticos-optometristas de nuestro país se lanzan para concienciar a la gente de la importancia de la prevención y el uso de productos homologados en estos periodos de fuerte exposición solar.

Nuestros profesionales de la visión (y los de otros países hermanos) hacen una labor encomiable y a veces un poco sorda, pero yo continuo creyendo que nuestro mensaje llega, cala y es escuchado por mucha gente, personas a quienes las informaciones que reciben vía los medios de comunicación o tras visitar una tienda de óptica ayudan a conocer y a prevenir problemas visuales de los que no eran conscientes.

Hay que perseverar y seguir educando, todo el mundo gana, no me cabe la menor duda.

Noticia:

Con la llegada del verano y el aumento de horas de sol se incrementan las actividades al aire libre y son muy pocos los adultos concienciados ante el impacto nocivo que supone la radiación ultravioleta en los ojos. La precaución debe extremarse con los niños

Conscientes de que la protección de la piel ante la radiación solar, cada año que pasa más dañina, es imprescindible; lo cierto es que no se le da la misma importancia al cuidado visual. Un 87% de la población, según datos estadísticos, no es consciente de que una sobre exposición UV puede provocar daños en la vista o causar enfermedades oculares como cataratas, glaucomas o conjuntivitis, entre otras. Para reducir el riesgo de padecer estas patologías es fundamental proteger los ojos con gafas de sol y, en su defecto, con sombrero o gorra.

Especial hincapié sobre este hecho hace el presidente del Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia, Eduardo Eiroa, quien en una entrevista con ABC, asegura que si bien los adultos deben proteger su vista de las radiaciones; no menos importante es saber que el ojo del niño es, si cabe, aún más sensible. Los daños que surgen a corto plazo pueden llevar a la queratitis (inflamación de la córnea producida por la radiación solar), que en los más pequeños se manifiesta con síntomas de dolor, fotofobia y enrojecimiento. A largo plazo, el daño puede ser más severo: se pueden producir alteraciones agudas de la córnea, lesiones degenerativas y quemaduras agudas en la retina, que dañan la visión de forma severa y permanente.

Según Eiroa, se debe tener en cuenta que unos ojos de poca edad absorben más luz, que su cristalino, que ejerce de filtro, aún no está funcionando a la perfección. Antes del primer año de vida, éste deja pasar el 90% de la radiación UV y el 50% de la UVB, llegando directamente a la retina, lo cual puede provocar daños a corto y largo plazo. Si bien las gafas son un complemento que puede resultar molesto para los pequeños en sus actividades al aire libre, este especialista propone utilizar sombreros o gorros que eviten que los rayos solares incidan directamente en sus ojos.

La alerta sobre la utilización de gafas de sol no homologadas, las recurridas falsificaciones, sigue siendo una asignatura pendiente para los ópticos. La decisión es personal, no obstante los peligros a los que se expone un adulto que se decanta por la compra de una de estas unidades, que no cumplen con los estándares mínimos de calidad que marca la Conformidad Europea, puede generar problemas futuros mucho más graves de lo que se cree, tal y como apunta el experto. Es preferible no ponerse gafas, a arriesgarse con unas no homologadas, ya que «suponen un serio peligro para la salud visual», asegura Eiroa.

Vista y conducción

Y en plenas vacaciones estivales, revisarse la vista antes de coger el vehículo para realizar un viaje de larga distancia puede llegar a disminuir sensiblemente los riesgos de accidente. Al respecto, el presidente de los ópticos gallegos recuerda que existe una estrecha relación entre la calidad de la visión y la seguridad en la carretera, ya que «el 90 por ciento de la información que recibe el conductor proviene de la vista». La misma importancia le confiere a estar en buena forma de salud, la falta de descanso no es buena compañera de viaje. La fatiga, el consumo de alcohol o drogas, la excesiva velocidad, la falta de reflejos, las condiciones atmosféricas o la disminución de la visibilidad, son factores que pueden provocar siniestros viales.

En la misma dirección, Eiroa advierte de la necesidad de respetar los límites de velocidad, puesto que cuanto más pisa el acelerador más se reduce el campo de visión, de tal forma que si a 35 km/h se tiene un campo de visión de más de 100 grados, al sobrepasar los 100 km/h disminuye a 30. Según estudios profesionales, una distracción en la conducción a 90 km/h de solo tres segundos supone que la persona al volante conduce a ciegas durante 75 metros.

La falta de concienciación en los recién operados es algo que preocupa al presidente del Colegio de Ópticos de Galicia, que indica que en caso de someterse a una operación en los ojos (cataratas, transplantes de córnea, cirugía refractiva…), «el conductor debe informarse de cuánto tiempo es necesario esperar antes de volver a conducir y acudir a un especialista para obtener el visto bueno».

Fuente: ABC

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.