Implantar joyas en los ojos

Una nueva moda comienza a ganar terreno en Europa y en Estados Unidos, la de implantar joyas en los ojos. Una nueva practica que seguro que terminara trayendo consecuencias. ¿Es un procedimiento innocuo como dicen sus creadores?¿cual será la evolución futura del implante?¿cuales son sus riesgos? Ya lo veremos.

Noticia:

Primero fueron los pendientes, luego los piercings, tatuajes y escarificaciones… y ahora llegan las joyas oculares, una idea de origen europeo pero que se ha puesto de moda en Estados Unidos. La joyería en los ojos ha llegado incluso a la televisión, con la retransmisión hace unos días de la primera intervención de este tipo en Nueva York. A pesar de las promesas de su inocuidad por parte de los especialistas que se han metido de lleno en este procedimiento, son ya muchas las voces de expertos que advierten de sus graves riesgos.

El diseño de estos implantes tiene patente holandesa. El Instituto para la innovación de la cirugía ocular de Róterdam realizó los primeros 10 implantes y los publicó en 2003 en la revista Journal of Cataract & Refractive Surgery donde mostraba que la colocación de joyas de platino en el globo ocular no generaba ninguna complicación meses después.

El procedimiento, denominado en inglés SafeSight Eye Jewelry, consiste en realizar, tras la anestesia local del ojo, una pequeña incisión en la conjuntiva, la membrana transparente externa. Posteriormente, el médico inserta una delgada pieza de joyería dentro de la incisión. En total, se tarda unos 10-15 minutos y el precio en las clínicas estadounidenses oscila entre los 3.000 y 4.000 dólares (entre 2.200 y 2.900 euros).

«En nuestra sociedad, la gente quiere llevar todo tipo de cosas en su cuerpo, como los piercings, y el ojo es el órgano más íntimamente involucrado en las relaciones sociales. Pero no había ningún implante para ellos, y pensamos que podría estar bien si pudiéramos fabricar algo seguro y sin riesgos», afirmaba hace unos años en la revista de la Sociedad Americana de Cataratas y Cirugía Refractaria Gerrit R. J. Melles, director del centro holandés, a quien se le ocurrió esta idea mientras desarrollaba dispositivos implantables para tratar el glaucoma.

También avala su seguridad el cirujano que hace unos días mostraba su primera operación a la cadena FOX, el doctor Emil Chynn, del centro Park Avenue Laser Vision, quien puso un corazón de platino de 3,5 mm a una joven rusa. «El riesgo de ceguera o pérdida de visión es cero. Porque si no fuera así no podría ofrecer este procedimiento», asegura Chynn a EL MUNDO, quien señala que la paciente sólo notó una ligera molestia durante los primeros días, similar a la que da una pestaña dentro del ojo. «Ahora no nota nada. Y se precia de ser la única chica rusa del planeta con una joya de platino en los ojos», asegura.

Sin embargo, no todos opinan lo mismo sobre la ausencia de riesgos. Hace unos días la Academia Americana de Oftalmología advertía a los ciudadanos del país de los riesgos de esta práctica, probablemente por la emisión televisiva de esta intervención. «No hay suficiente evidencia para apoyar la seguridad o valor terapéutico de este procedimiento», afirma Phillip R. Rizzuto, oftalmólogo y secretario de comunicaciones de esta academia. «Se insta a los consumidores que eviten la colocación en el ojo de cualquier cuerpo extraño que no esté demostrado que sea médicamente seguro o aprobado por la Agencia del medicamento (FDA)». Entre otros riesgos, se enumeran: ceguera por infección o sangrado, hemorragia subconjuntival, perforación del ojo o conjuntivitis.

De la misma opinión se muestra Julián García Sánchez, oftalmólogo emérito del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, quien señala que la esclerótica, la capa que está por debajo de la conjuntiva, es muy vulnerable. «Si hay infección en la capa superficial y, mediante la incisura, se transmite a la capa siguiente, la esclerótica, los daños son más graves. La conjuntiva tiene un mecanismo de protección más fuerte y resistente, ya que cuenta con la lisozima, una enzima presente en la lágrima que actúa como barrera frente a las infecciones. Pero esta enzima no llega a la conjuntiva, por lo que no cuenta con esa defensa natural, y una infección ahí es difícil de tratar», explica.

Porque cuando la infección está por debajo de la conjuntiva, los colirios con antibiótico no sirven. «Se tiene que optar por inyecciones intraoculares, pero la probabilidad de que vaya mal es alta. Aproximadamente el riesgo de pérdida de visión en una infección de este tipo es del 0,5%, es decir, una de cada 200 personas».

Por su parte, Luis Fernández-Vega, director médico del Instituto Oftalmológico Fernández-Vega y presidente de la Sociedad Española de Oftalmología, señala que en España no conoce ningún caso de este tipo. «Pero, sin ser una intervención muy agresiva, me parece un disparate porque puede gener molestias permanentes, infecciones y una reacción inflamatoria», concluye.

Fuente: El Mundo

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.