Embarazo y visión

ojos embarazo, embarazo vision, embarazo mala vision, embarazo ojo, embarazo miopia

ojos embarazo, embarazo vision, embarazo mala vision, embarazo ojo, embarazo miopia


Un artículo que habla del embarazo y las alteraciones que provoca en la mujer, principalmente el lo que respecta a la visión. El post sin ser demasiado exhaustivo si que contiene datos y respuestas que una mujer embarazada podría hacerse.

No dudéis en completar este artículo con vuestras opiniones vía los comentarios, creo que muchos de vosotros pueden aportar su punto de vista desde el ángulo de la experiencia personal y eso ayudara a todos aquellos que lean el artículo.

Buena lectura.

Artículo:

Tus ojos en el embarazo

Tu organismo entero se ve alterado de algún modo con el embarazo. La nueva vida que se gesta dentro del cuerpo de una mujer genera cambios desde el pelo hasta los pies, y eso incluye también los ojos.

Los cambios hormonales que produce el embarazo causan que tu cabello brille más, que la piel se ponga más tersa, que te vuelvas más sensible en todos los sentidos, que se hinchen los pies, que se te quite o te aumente el apetito, que subas un poco de peso y así, cambios en todo tu cuerpo. Entonces ¿por qué no habrían de salir afectados los ojos con el embarazo?

El doctor Andrés Cárdenas, oftalmólogo de FUDEM, una fundación dedicada a la salud visual, explica que lo primero a tomar en cuenta en una mujer embarazada es que debido a la natural acumulación de líquidos en todo el cuerpo los ojos también podrían tener esta sobrehidratación, que a su vez causa pequeñas alteraciones en el enfoque.

Por tal motivo, las mujeres con problemas refractivos como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo experimentarán en esta etapa un leve aumento de sus dioptrías, es decir, podrían sentir que los lentes que usan no les funcionan tan bien.

Este efecto del embarazo puede ocurrir también en mujeres que no padecen de los problemas refractivos. No obstante, en ambos casos esta alteración en el enfoque visual es reversible.

Por lo mismo, porque es reversible, se recomienda que durante el embarazo no se cambie anteojos o lentes de contacto, porque seguramente la dioptría que designe el optómetra no será la correcta o la permanente. De igual forma, no deben realizarse procedimientos quirúrgicos, como el láser, para corregir la miopía y el astigmatismo.

Se debe esperar por lo menos dos o tres meses después del parto para realizar cualquier intervención o para cambiar lentes, dice el oftalmólogo.

El doctor Cárdenas advierte también que las mujeres con problemas visuales crónicos que requieran medicamentos deben consultar a su médico si estos fármacos son seguros para su bebé. Algunos medicamentos para la vista pueden ser dañinos, por lo que es prudente preguntar si deben ser suspendidos.

Otro aspecto que hay que tomar en cuenta son las enfermedades sistémicas, es decir, las que afectan todo el cuerpo y que son factores de riesgo en el embarazo. Cárdenas se refiere a la diabetes 2 y la hipertensión arterial que son más peligrosas en la gestación y que también alteran la visión en esta etapa.

Las mujeres que padecen de estas enfermedades deben lograr controlarlas con más razón en el embarazo, dice el oftalmólogo. Algunos de los problemas que podrían causar en los ojos incluyen retinopatía hipertensiva y hemorragias en los ojos.

Esos efectos de la hipertensión y la diabetes en el embarazo podrían evitarse si las enfermedades están controladas, incluso antes de quedar en estado de gravidez.

Todas estas situaciones en la visión durante el embarazo se dan sobre todo a partir del tercer trimestre de gestación. Para prevenir cualquier complicación, el médico aconseja tener un estilo de vida saludable, prestar atención a las enfermedades ya existentes y consultarle al médico las dudas.

Además, en cuanto a los ojos, existe una mayor susceptibilidad a padecer de infecciones, debido a que el sistema inmunológico, es decir, las defensas del cuerpo, están en un nivel más bajo y eso hace más posible adquirir una infección ocular, como la conjuntivitis.

En ese caso, para prevenir, hay que cumplir –y extremar– las medidas higiénicas básicas. Y ante cualquier signo de infección, consultar al médico. En general, las complicaciones del embarazo pueden reducirse o prevenirse si es debidamente planificado. El caso de la salud visual, no es la excepción sobre todo cuando se padece de trastornos, desde antes

Fuente: La Prensa Grafica