Hundimiento del sector óptico japonés

mercado optico japonés, japon productos opticos

mercado optico japonés, japon productos opticos

 

Hace ya casi veinte años que el sector óptico japonés siguió un camino sin retorno, donde la guerra de precios entre las tiendas de óptica termino por reducir en un tercio la cifra de negocios del conjunto del sector óptico nipón.

Ahora bien, al principio el mercado de óptica japonés se parecía a cualquier otro, hoy os contaré lo que ocurrió para que todo eso cambiase en un periodo de tiempo tan corto y de esa manera quizás podamos aprender de lo que allí paso y no repetir los errores que otros ya han cometido. Quizás aun no sea demasiado tarde.

Originalmente estaba constituido por independientes, después aparecieron los grupos de compra, y por ultimo aparecieron las cadenas y los grupos de ópticas. Cada vez que un nuevo actor irrumpía en el mercado, provocaba que los que ya estuvieran implantados antes que él sufrieran a causa del aumento de la competencia.

Hasta aquí nada que no conozcáis, ¿qué paso después?

Para comprender bien lo que vino después no hay que olvidar que hablamos de un mercado maduro, en el que el número de nuevos usuarios no viene del acceso por la primera vez a un equipamiento óptico, es un mercado de renovación en el que la gente ya está equipada y simplemente cambia de gafas por necesidad o por moda.

Trhee Price Shops

Entonces apareció el concepto “ Three Price Shop ”. Consiste en que en la óptica el cliente puede escoger desde lentes monofocales hasta lentes progresivas, con tratamiento antireflejante y dentro de un amplio catalogo de monturas. Según las combinaciones, al final solo existen tres precios.

Estas cadenas no venden productos de marca o si lo hacen las monturas son de colecciones antiguas. Su estrategia pasa por adquirir los productos más corrientes posibles.

Este concepto solo funciona si hay volumen, mucho volumen. Hace falta compensar la caída del precio medio del encargo vía un número de visitantes muy elevado.

Una de las cadenas más conocidas es Zoff: La pagina esta en japonés, pero abajo y en color podéis ver las tres ofertas de precio: 5.250 yenes (42€), 7.350 yenes (59€) y 9.450 yenes (76€).

Pero no tenéis que ir a Japón para verlo, este concepto ya lo he visto en España, en concreto en Barcelona.

Cuando este concepto se impuso, los independientes que no se habían especializado mediante la calidad de su servicio y de sus productos sino que habían tratado de competir con las mismas armas que los grupos y las cadenas desaparecieron incapaces de continuar una guerra de precios tan brutal. Por su parte, los grupos de compra tenían problemas para continuar y solo las cadenas y grupos de ópticas podían competir, pero siempre siguiendo la misma dinámica, bajar el precio, ya no había vuelta atrás.

Pero esto no fue todo

Cuando todo parecía que no podía ir a mas, llego el concepto “ One Price Shop “.

En todas las estas ópticas el funcionamiento es similar al de un restaurante Fast Food. Normalmente hay dos o tres tipos de formas de monturas y tipos de lentes que han sido seleccionadas para que se adapten lo mejor posible a la fisonomía y a las necesidades del japonés corriente. El proceso de compra es muy sencillo: eliges una montura, te hacen una revisión visual básica, pagas, esperas 30 minutos y sales por la puerta de la tienda con tus gafas puestas.

Esta orientación hacia la devaluación del equipamiento óptico, dentro de un mercado en el que la población permanecía estable, provoco que el encargo medio de los establecimientos de óptica se dividiese por dos y hasta por tres. Resultado, todo el sector se hundió.

Y el fenómeno es irreversible, ya que actualmente los diez principales criterios de compra de un equipamiento óptico en Japón son:

1. Diseño de la montura                                           100%

2. Precio bajo                                                           82,80%

3. Gafas ligeras                                                         67,20%

4. Peso de las lentes                                               55,70%

5. Forma de la lente                                                 36,20%

6. Protección UV                                                        32,30%

7. Servicio recibido en la óptica                             29,30%

8. Gama de producto                                                27,40%

9. Color de la lente                                                   19,90%

10. Material de la montura                                       18,70%

Fuente: gob Japan Research

Como podéis ver en estos datos, por encima de la comodidad del equipamiento, la estética de las lentes, la protección UV, vuestro servicio y la gama de productos solo importa el precio. El termino Fast Food Óptica, representa como ninguno al mercado óptico japonés.

La profesionalidad y el servicio únicas vías de supervivencia

Y esto no lo digo solamente yo. Según un estudio subvencionado por el Consejo de Investigación Económico y Social británico (ESRC), las ópticas independientes tienen una oportunidad para subsistir si aplican políticas de precios locales. El informe señala que la mayoría de las cadenas que operan en el país, como Boots and Vision o Specsavers, establecen sus precios de manera uniforme a escala nacional. Su cuota de mercado es del 75%, y son más frecuentes allí donde los salarios son más bajos, al contrario de lo que sucede con los pequeños comerciantes. El ESRC señala, sin embargo, que la situación puede cambiar, puesto que firmas como Optical Express ya aplican precios diferentes según las zonas con notable éxito.

Conclusión:

El mercado óptico japonés es un buen ejemplo a no seguir

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

4 Comentarios

  1. Hola Juan, ya veo que has estado haciendo de «cliente misterio», je, je,…

    Cuando yo he estado en Japón siempre me ha chocado la forma en la que se atiende al cliente, siempre me he dicho que debe ser en gran parte por su cultura del respeto y de la jerarquía, algo que traducido al comercio se transforma en un autentico placer para el comprador: gente atenta, educada, sitios impecables, presentaciones de productos cuidadas,…, algo que en ningún caso esta reñido con su posicionamiento de precio o con el producto que venden. Recuerdo haber sido tratado de esa manera tanto en restaurantes, como en tiendas de cámaras de fotos o de regalos, y por supuesto en ópticas.

    Sin embargo lo que me supuso una gran sorpresa fue la política de precios, todo esta comprendido en una, dos o tres categorías de precio y en ellas encontramos diferentes tipos de monturas y sus lentes asociadas. Por eso escribí en su momento este post, por que a mi modo de ver ese tipo de políticas son destructivas en lo que respecta al valor del producto ya que teniendo en cuenta la variedad de monturas y materiales existentes, así como de lentes y diseños, es imposible que todo «quepa» en una política de precios tan restrictiva.

    En todo caso es lo que hay y así son las cosas, para bien o para mal.

    Muchas gracias por tu excelente comentario y sobre todo por haber compartido tu experiencia de shopping en las tiendas de óptica japonesas.

    Saludos

  2. Hoy he estado mirando en «megane ichiba», solo mirando (le he dicho que aun no tenia que hacermelas, que solo miraba) y el trato ha sido exquisito. Me he hecho el que no sabe de gafas( de hecho no se mucho, porque solo habia comprado unas antes)y me ha atendido con una profesionalidad impresionante. De entrada ha visto en que modelos me fijaba, luego yo iba preguntando y el me iba explicando, muy clarito, todos los detalles, luego ya iba el eligiendome modelos ( y acertaba en todos mi gusto y ademas al probarmelas me sentaban mejor de lo que pensaba). Ahora pasamos a las gafas en si.
    Monturas de diversas marcas, en titanio flexible, o acetato, o metal, incluye cristales (simples o progresivos [ahi le pregunte cuanto era el recargo si queria progresivos premium, su respuesta fue «aqui solo usamos premium, en otras tiendas usan normales y el premium hay que pagar un recargo»]), cristales extrafinos 1.74 (48% del espesor de un cristal normal), proteccion UV y puedes elegir que empresa te hace los cristales, todas ellas de primera linea (Hoya, Seiko, Carl Zeiss, Nikon, Itoh, Showa). Precios: 15900, 18900 o 21900.
    Opcional: Cristales polarizados, con color, fotocromaticos, espejo, proteccion para ordenador, anti-vaho etc, tienen un recargo de 2100 por opcion.
    Despues de eso entras en Jins, o Zoff y sales en 2 segundos, porque si echas cuentas al final te sale al mismo precio pero con una montura de porqueria, pues ahi te cobran todo como extra, es decir gafas+cristales 7 u 8000, mas UV, cristales delgados, progresivo ya tienes 6000 mas, si el progrsivo es premium sube a 8000 + las gafas ya son 16000, con una montura mala y a saber quien ha hecho los cristales.
    Jins es para los que quieren ir siempre a la moda y cambiar de gafas cada temporada, gafas simples sin nada mas (muchos de ellos sin graduacion porque es solo la moda)

  3. Hola Fernando,

    En primer lugar gracias por tu comentario, el artículo lo escribí por que pienso que es bueno conocer lo que pasa, o ha pasado, en otros paises para poder evaluar correctamente lo que tenemos. Esto se aplica a todos los aspectos de nuestra vida y el mundo de la óptica no es una excepción.

    En cuanto a como obtuve esas informaciones te diré que las he conseguido gracias a mi trabajo. Por un lado, viajo mucho y he tenido la suerte de estar varias veces trabajando en Japón con empresas de aquel país. Además en el mercado existen ciertas empresas de consulting que elaboran informes muy detallados sobre los diferentes mercados de óptica con datos sobre su evolución durante los últimos años y las estimaciones que ellos realizan para los venideros. Como podrás imaginarte se trata de documentos que tienen un precio y que no están al alcance de todo el mundo, salvo que quieras adquirirlos; ahora bien, si buscas bien y tienes “mucho tiempo libre” en Internet puedes encontrar algunos resúmenes de eso documentos que aunque incompletos aportan información interesante.

    En resumen, el artículo lo he escrito gracias a lo que he leído, lo que he visto y lo que he vivido durante estos últimos años y en él he contado todo lo que podía contar.
    Ya me entiendes.

    En cuanto a USA y UK, es cierto que la Optometría en esos países esta a “otro nivel” y es el mejor modelo a seguir y, si es posible, a copiar.
    La profesionalidad y el servicio son el futuro, a mi no me cabe duda.
    Me alegra que estemos en la misma longitud de onda.

    Un abrazo

  4. Hola compañero!
    Tu post está muy bien y comparto tu visión en lo principal – La profesionalidad y el Servicio, únicas vias de supervivencia -, sólo me gustaría compartir contigo algunas dudas para así poder resolverlas y poder así conocer algo mejor el mercado nipón y las razones de su hundimiento, por ejemplo:
    1) Nombras sólo una fuente, que parece hacer referencia a los criterios de compra de los consumidores, pero no nombras de donde has sacado el resto de la información, podría saber cuales son las fuentes que has usado?
    2) En el texto se entiende que tuvieron que cerrar muchas ópticas «todo el sector se hundió», al menos yo entiendo eso… dónde podría comprobar la evolución de puntos de venta/ valor del mercado el volumen y unidades y los demás datos con los que se puede afirmar que un mercado está hundido…?
    3) También estaría bien saber qué parte del mercado uso el concepto de precio «casi-único» y el impacto que tuvo, aunque esto es para nota… jejejejjj

    No puedo estar más deacuerdo que el ejemplo a seguir para mi es Reino Unido y EEUU, entre otros, el denominador común: profesionalización, separar productos de servicios…

    Enhorabuena por este post y por tu trabajo en general, da gusto tener compañeros tan profesionales y preocupados por la profesion… 🙂

    Por mi parte, decirte que me has despertado la curiosidad y voy a intentar investigar algo al respecto, en cuanto tenga alguna información, la compartiré contigo…

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.