5 razones para usar gafas de sol de calidad

gafas de sol de calidad

gafas de sol de calidad

Llega el sol y los ópticos-optometristas comenzamos a informar a los usuarios sobre la importancia de usar gafas de sol de calidad.

Unas gafas de sol de buena calidad no son un lujo que no nos podamos permitir, sin embargo la vision si que es un lujo al que no debemos renunciar. Es un fundamental para preservar nuestra vision y evitar patologías oculares que pueden terminar siendo graves, proteger correctamente a nuestros ojos del sol y la mejor manera es con unas buenas gafas de sol, pero recuerde: buenas no quiere decir caras.

Vaya a ver a su óptico, el tiene la gafa de sol de calidad que usted necesita y que mas se adapta a su presupuesto.

Cinco razones para usar gafas de sol de calidad

Pueden ser grandes accesorios de moda pero, más importante aún, las gafas de sol son de suma importancia cuando se trata de mantener una buena salud ocular y visual.Fundamentalmente existen dos razones, una preventiva y otra de confort, para usar gafas de sol en cualquier época del año.Desde el punto de vista de la salud, para evitar que la radiación ultravioleta penetre en las estructuras oculares, como córnea, cristalino y retina, así como en los párpados y en la delicada piel alrededor de ellos. Desde el punto de vista de la comodidad, cada vez un mayor número de personas se muestra más sensible a la luminosidad y al resplandor intensos.Al reducir notablemente el brillo y el resplandor con gafas de sol, todo se ve mucho mejor y con mayor comodidad.

Según consejos emitidos por la prestigiosa Academia Americana de Optometría (AAO), las gafas de sol de calidad protegen los ojos de posibles quemaduras dolorosas y pueden ayudar a retrasar las cataratas y la degeneración macular asociada a la edad (DMAE).Además, la piel alrededor de los ojos, incluyendo a los párpados, es una de las zonas de nuestro cuerpo más propensas al cáncer de piel.

Las gafas de sol de calidad adquiridas en los establecimientos sanitarios de óptica, con los filtros adecuados para anular la radiación ultravioleta e infrarroja, y con el tamaño idóneo para proteger no sólo los ojos, sino también los párpados, son la mejor manera de prevenir graves problemas oculares y visuales, como queratitis o cataratas, así como posibles tumores de piel en esa área.

Todos debemos buscar gafas de sol que bloquen como mínimoel 99 por ciento de la radiación ultravioleta A, ultravioleta B y el infrarrojo, que posean una gran calidad visual y que no afecten a la visión de los colores tal y como son (distorsiones), esencialmente en la conducción de vehículos; por ello, su adquisición en un establecimiento sanitario de óptica, con el consejo profesional del óptico-optometrista es la mejor garantía de conseguir un producto sumamente eficaz en la protección de nuestros ojos.

Por último, no debemos olvidarnos de la protección de los ojos de niños y adolescentes con unas buenas gafas de sol. Por lo general, pasan más tiempo al sol que los adultos.

 

  1. La protección UV. La radiación UV del sol puede causar fotoqueratitis (quemaduras de la córnea muy dolorosas) y cataratas; crecimientos celulares, en su mayoría benignos, en la superficie ocular como pterigión y pinguéculas. Sombreros y gorras pueden bloquear aproximadamente el 50 por ciento de la radiación UV de los ojos, pero según los especialistas no es una protección suficiente, sobre todo en la playa, en la alta montaña o en el mar abierto.
  2. Protección de la luz azul. La exposición a largo plazo de la luz azul y violeta del espectro solar ha sido relacionado como un importante factor de riesgo de la degeneración macular, especialmente en personas que son “más sensibles al sol”.
  3. Visión cómoda. El brillo del sol y su resplandor, sobre todo en determinadas superficies, interfiere con la visión cómoda y la capacidad de ver con claridad al provocar que las personas entrecerremos los ojos. El cerrar parcialmente los ojos no impide en absoluto que las radiaciones solares sigan penetrando en nuestros ojos.
  4. La adaptación a la oscuridad.Pasar dos o tres horas a pleno sol puede obstaculizar la capacidad de adaptarnos rápidamente a los niveles de luz durante el anochecer o en interiores.Esto puede provocar que la conducción de vehículos por la noche, después de pasar un día al sol sin gafas protectoras, se convierta en una actividad peligrosa.
  5. El cáncer de piel. Los tumoresde los párpados y de la piel alrededor de los ojos es más común que lo que la gente piensa. Las personas deben utilizar asiduamente gafas de sol al aire libre si están trabajando, conduciendo, haciendo deporte, caminando o realizando cualquier otra actividad bajo el sol. La radiación solar afecta a nuestros ojos y nuestra piel incluso en días nublados.

 

Fuente: Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.