La prevención como argumento de fidelización

Grading image 1st Retinal Screen

Un rápido análisis de los últimos datos sobre población activa publicados por el INE, permite a cualquiera que se interese por este tema, hacerse una idea del gran problema al que nuestra sociedad va deber hacer frente en los años venideros.

Ahora bien, quien dice gran problema, también dice grandes oportunidades.

Si yo tuviese que hacer un rapidísimo resumen de lo que ese documento dice lo haría de la manera siguiente:

El envejecimiento de la población va a tener dos consecuencias importantes sobre nuestra sociedad: en primer lugar, una disminución de la población y en segundo lugar, un aumento significativo del número de personas mayores de 50 años.

Por tanto y como es lógico, se espera un aumento del número de enfermedades ligadas a la edad. Lo que conllevara asociado, un incremento significativo de los gastos médicos por parte del estado y/o de instituciones sanitarias privadas.

Envejecimiento poblacion

Tras leer esto a uno le queda claro, que la prevención va a convertirse en la nueva prioridad para el Estado y las instituciones privadas, ya que la detección temprana de las patologías les permitirá, dar un mejor servicio sanitario a la población y al mismo tiempo reducir el daño causado por la enfermedad y los costes de su tratamiento.

Gasto sanitario espana

El objetivo de esa prevención será detectar y aplicar un tratamiento a las enfermedades en estados muy tempranos y el objetivo de esas políticas preventivas se centrara en conseguir un diagnostico precoz de una enfermedad grave en fase inicial en una población determinada y asintomática mediante campañas de cribado o screening, con el fin de que su adecuado tratamiento en el periodo asintomático reduzca la morbilidad y mortalidad global o cada una de ellas por separado.

Ahora bien, la pregunta que surge cuando uno ha leído esto es ¿cómo van extender esa prevención al conjunto de la sociedad?

La telemedicina como solución de futuro

Probablemente hoy por hoy la mejor manera de poner en marcha acciones preventivas es la telemedicina, ya que se apoyara en el inmenso salto dado hacia delante por parte de nuestra sociedad con la democratización del acceso a Internet en nuestro país. Hoy en día, bien por medio de equipamientos fijos o móviles, la gran mayoría de la población española y de nuestro territorio tiene acceso a Internet.

A pesar de la crisis económica, el mercado potencial de la salud electrónica es sólido. El mercado mundial de la telemedicina ha pasado de 9 800 millones de dólares en 2010 a 11 600 millones de dólares en 2011 y se prevé́ que siga expandiéndose hasta alcanzar los 27 300 millones de dólares en 2016, lo que representa una tasa de crecimiento anual compuesta del 18,6 %.

En otras palabras, el mercado del bienestar posibilitado por las tecnologías digitales (aplicaciones móviles, dispositivos, servicios electrónicos,…) está creciendo rápidamente. La convergencia entre las tecnologías de comunicación inalámbricas y los dispositivos de atención sanitaria, y entre la atención sanitaria y la asistencia social está generando nuevos negocios, ya que aporta la solución que tanto instituciones publicas como privadas buscan para poder dar una cobertura sanitaria de calidad y al mismo tiempo educir la factura que ello conlleva y que se agrava con el envejecimiento de la población.

Es más, desde la UE se están impulsando diferentes iniciativas para impulsar la telemedicina como medio de reducir el coste sanitario y mejorar la cobertura de la población. Una buena muestra de ello es su apuesta por las políticas de fomento de la prevención y de Envejecimiento Activo (Healthy Ageing).

La UE tiene en marcha un plan de acción sobre la salud electrónica 2012-2020 llamado: atención sanitaria innovadora para el siglo XXI, y en su último informe se podía leer lo siguiente:

  • Los sistemas sanitarios de la UE sufren graves limitaciones presupuestarias, al tiempo que deben hacer frente a los retos de una población que envejece, al aumento de las expectativas de los ciudadanos y a la movilidad de los pacientes y de los profesionales de la sanidad. Propiciar un espíritu de innovación en la salud electrónica en Europa es el camino para garantizar una mejor salud y una atención mejor y más segura para los ciudadanos de la UE, mayor transparencia y capacitación, una mano de obra más cualificada, sistemas de atención sanitaria más eficaces y sostenibles, administraciones publicas mejores y más sensibles, nuevas oportunidades de negocio y una economía europea más competitiva que pueda beneficiarse del comercio internacional en el sector de la salud electrónica.
  • La Comisión controlará atentamente la aplicación del presente plan de acción e informará de los progresos registrados y los resultados obtenidos. 

La teleoftalmología, una oportunidad para nuestro sector

Si habéis leído con detalle todo lo anterior, probablemente habréis llegado a las mismas conclusiones que yo:

  • En el futuro la población va a disminuir, por tanto tendré menos clientes.
  • Los clientes van a envejecer y tendrán más patologías (en nuestro caso DMAE, glaucoma, …), por tanto tendrán que dedicar su dinero a nuevos tratamientos para tratar esas patologías, lo que podría ir en detrimento del dinero disponible para los equipamientos ópticos.
  • La prevención se convertirá en una prioridad a nivel nacional y europeo, lo que la convierte en una oportunidad de negocio y de futuro.
  • La población va a solicitar cada vez más este tipo de servicios para detectar patologías en etapas precoces y así reducir el impacto de la patología y su coste y si yo puedo aportárselas, entonces podré beneficiarme de esta tendencia.
  • Muchas ópticas ya están equipadas con retinografos u OCT, pero si no es el caso hoy por hoy esto ha dejado de ser un problema. Los fabricantes comienzan a ofrecer productos mas competitivos a nivel de precio o incluso, para aquellos que aun quieran algo mas asequible han aparecido dispositivos portátiles que permiten realizar excelentes imágenes de la retina.

Donde otros verían problemas yo veo oportunidades

Personalmente estoy convencido que ofrecer servicios de prevención es una forma de garantizar el futuro de nuestros negocios y los ópticos-optometristas tenemos una enorme oportunidad delante de nosotros, ya que nuestra implantación dentro de la sociedad nos da un acceso a la población sin igual: somos profesionales de la visión y poseemos establecimientos de óptica fácilmente accesibles al conjunto de la población española (desde las grandes ciudades hasta las zonas geográficamente menos pobladas).

Equiparse con instrumentos que permitan realizar la prevención de las patologías visuales ligadas a la edad, además de permitirnos aportar un servicio de prevención a la sociedad, nos dará la oportunidad de:

  • Fidelizar a nuestros clientes aportándoles un servicio que va más allá de la venta de una corrección visual.
  • Una revisión visual periódica constituiría un argumento de peso para reducir el tiempo necesario para que un cliente vuelva a nuestro negocio. En vez de esperar varios años para que vuelva a cambiar su equipamiento, sus visitas podrían convertirse en anuales. Y más tráfico en nuestra óptica significa más posibilidades de negocio.
  • Sin olvidar que podríamos pensar en nuevas formas de rentabilizar nuestros establecimientos, vía la facturación de nuevos servicios profesionales, dependiendo de esta manera menos de la venta de equipamientos ópticos como es el caso actualmente y al mismo tiempo, valorizando nuestro trabajo y nuestra profesión.

Un buen ejemplo de esta última idea son las empresas que proponen servicios de teleoftalmología, como por ejemplo OPTretina.

Esta empresa española ofrece a todo optometrista equipado con un retinografo o un OCT, un servicio de análisis exhaustivo de las imágenes de la retina que hayan tomado en sus ópticas a sus clientes y que pueden enviarles vía una plataforma online especialmente desarrollada para este propósito. Esta empresa trabaja en colaboración con un grupo de oftalmólogos, que son quienes realizan el diagnostico y emiten un documento al optometrista con los resultados y donde le indican si hay o no hay un riesgo, para que en caso de que lo haya, pueda remitir el paciente al especialista adecuado (oftalmólogo, neurólogo, …).

Se trata de un servicio de pago, donde se le factura un dinero al paciente, que posteriormente se divide entre el optometrista y la empresa para que pague a sus oftalmólogos y el funcionamiento de su estructura empresarial; pero es un servicio donde todo el mundo gana:

  • El optometrista por que ofrece un servicio que fideliza al paciente, rentabiliza su inversión en el equipamiento adquirido y genera una cifra de negocios suplementaria.
  • El paciente por que de forma rápida y sencilla puede tener acceso a un análisis preventivo que puede poner en evidencia una patología antes de que esta provoque daños irrecuperables.
  • La empresa que presta el servicio de teleoftalmología por que puede invertir en ampliar y mejorar su servicio para dar más y mejor cobertura a sus clientes.
  • Y la sociedad en su conjunto, que ve como la calidad de la cobertura sanitaria de su país mejora y los gastos médicos tienden a reducirse a medida que estas actividades se extiendan entre el conjunto de profesionales capacitados para ofrecerlas.

Ahora bien, hasta aquí he hablado yo y ahora me gustaría saber lo que vosotros pensáis.

A continuación viene una encuesta:

[poll id=»75″]

Por favor, no dejéis de comentar y dar vuestra opinión sobre esta noticia.

Además si alguno ya esta ofreciendo este tipo de servicios seria realmente interesante para todos que compartiese con nosotros su experiencia.

 

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.