Diseño del espacio de vida para mejorar la independencia de las personas

diseño hogar, diseño casa

diseño hogar, diseño casa

El envejecimiento de la población y el aumento de patologías ligadas a la edad, entre las cuales hay muchas ligadas a la visión, hacen que cada vez mas especialistas se orienten hacia la revisión de la forma en la que vivimos y cuales son las adaptaciones que habrá que realizar en el diseño de nuestro espacio de vida para poder convivir con ellas.

 

Nuevos estudios demuestran que trabajar y adaptar los modelos actuales sobre el diseño del espacio de vida puede mejorar significativamente la independencia de las personas que viven en ellos y que sufren pérdida de visión o demencia.

 

Tras la investigación, realizada en colaboración entre el Thomas Pocklington Trust y la Universidad de Stirling, el grupo de trabajo que ha participado en dicho estudio ha redactado una serie de directrices para ayudar a hacer las viviendas más accesibles para las personas con limitaciones de movilidad.

 

Estas directrices son el fruto del análisis de todas las opiniones y experiencias recuperadas tras entrevistar a personas que sufren este tipo de problemas y escucharlas para saber como conviven con ellas cotidianamente en sus hogares, pero también se recuperaron e integraron en las conclusiones las opiniones aportadas por sus familiares, cuidadores, y otros profesionales que trabajan con ellos.

 

Tanto la pérdida de la vista como la demencia están en gran medida asociadas a la edad. Como ejemplo, este estudio muestra que, uno de cada cinco mayores de 75 años en el Reino Unido sufre de pérdida de la vista y que uno de cada 14 mayores de 65 años se cree que tiene algún tipo de demencia.

 

Hasta la fecha las recomendaciones para el diseño del espacio de vida existentes no han estado completamente enfocadas a la mejora de la independencia de estas personas y en como ayudarlas a llevar a cabo sus tareas cotidianas.

 

La Dr. Lynn Watson, responsable del Departamento de Investigación sobre la Vivienda en el Thomas Pocklington Trust, comento: «La combinación de estas dos condiciones (demencia y problemas visuales) es cada vez más común entre las personas mayores, sin embargo, las directrices actuales para el diseño del espacio de vida – tanto para hogares individuales como para espacios de cuidado colectivos – han tendido a centrarse en una u otra de las dos condiciones pero nunca en ambas”.

 

Según los autores de este estudio: «Queríamos revisar la investigación existente y agregar a ella las experiencias reales de las personas que viven con la demencia y la pérdida de la vista. El resultado es una nueva e importante serie de pautas que pueden aportar una diferencia real en las vidas de estas personas a través del diseño de su espacio de vida».

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.