Un test de visión 3D proyectado en pantallas de cine para la detección de problemas de la visión binocular

Sala 3D en OPTOM

La creciente popularidad del cine en tres dimensiones permite a los espectadores la posibilidad de ver las películas de una forma espectacular. Sin embargo, no todas las personas pueden disfrutar de esta técnica, ya que existen algunos problemas visuales bastante frecuentes, como la ambliopía y el estrabismo, que pueden impedir que ciertas personas disfruten del efecto 3D.

El primer test de visión binocular en los cines se presentó ayer en el congreso OPTOM Meeting Valencia que se ha desarrollado en la ciudad del Turia durante los días 18 y 19 de abril. El objetivo de esta sencilla prueba, de dos minutos, es detectar defectos en la visión binocular, un problema que afecta a más de cinco millones de personas en España y que dificulta, e incluso puede llegar a impedir, apreciar los efectos del 3D.

Uno de los mensajes clave de “Viu en 3D!” es que las pantallas en 3D (cine, televisión, videojuegos…) bien aplicadas pueden constituir incluso un excelente método de entrenamiento, ya que estimulan el uso de los dos ojos de una manera conjunta y coordinada, es decir, la visión binocular. “En la mayoría de los casos, no se puede atribuir la dificultad de percibir los efectos 3D a la tecnología de los sistemas de visionado, sino a la presencia de una alteración en la visión binocular del espectador”, explica Juan Carlos Martínez Moral, presidente del Consejo General de Colegios de Ópticos-Optometristas. “Vivimos en un mundo tridimensional, de manera que disponer de una visión binocular eficaz es mejorar nuestra relación con el entorno. Sin duda, la proyección de un sencillo test en un lugar tan concurrido como las salas de cine es una manera muy eficaz de ofrecer una opción rápida, sencilla y universal para descubrir la calidad de nuestra visión binocular”, explicó

Mareos, dolores de cabeza, cansancio o visión doble son algunos trastornos que pueden aparecer viendo una película en 3D. Además, en la vida cotidiana se pueden presentar otros signos como, por ejemplo, dificultad para calcular las distancias, esfuerzo al fijar la vista cuando se lee, déficit de comprensión lectora… e incluso bajo rendimiento escolar. Se calcula que casi un 12 por ciento de la población es incapaz de percibir las imágenes en 3D.

La Asociación Americana de Optometría calcula que, hasta un 56% de las personas entre los 18 y 38 años podrían tener problemas en su visión binocular. Un leve mareo al comenzar a ver una película en 3D es normal pero, si persiste, es una señal muy probable de que existe un trastorno visual. Basta con una pequeña disparidad en la coordinación entre los dos ojos o con una diferencia de agudeza visual entre un ojo y otro por una graduación no actualizada de las gafas, por ejemplo, para que la visualización de la película en 3D no sea óptima.

 

Fuente: Optom

Los pasados días 18 y 19 de abril el Hotel Meliá Valencia acogió OPTOM Meeting Valencia 2015, el congreso más importante a nivel nacional de Optometría y Óptica Oftálmica. Durante el mismo se presentó un singular test de visión binocular que puede adaptarse a las pantallas de cine y detectar diferentes anomalías visuales.

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.