Gafas no homologadas

Muchas monturas asiáticas no están homologadas

La noticia me llega de Estados Unidos y no la lanza cualquiera, lo hace la FDA.En concreto la agencia de sanidad americana lanza una alerta contra la importación de monturas, tanto ópticas como solares, provenientes de China y de Taiwán.

Según la FDA, numerosos productos provenientes de estos países no responden a las normas de seguridad relativas a la resistencia al impacto que impone la agencia americana a los productos que quieran venderse en su territorio.

Quemaduras gafas de sol

Gafas de sol no homologadas y quemaduras oculares

Las gafas de sol que en verano proliferan en tiendas de complementos, gasolineras y mercadillos pueden suponer un grave riesgo para la salud visual, según señalaron ayer desde la Asociación Retina Navarra. «Se trata, muchas veces, de lentes que no han pasado ningún tipo de control sanitario ni óptico», explicó la experta en optometrista Vanessa Goyanes, quien recomendó desconfiar de las etiquetas de homologación de estos artículos, en muchas ocasiones falsificadas.

gafas de sol defectuosas

6 de cada 11 gafas de sol no cumplen la normativa

Un estudio elaborado por el Instituto Tecnológico de Óptica, Color e Imagen (AIDO) ha revelado que un total de seis gafas de sol, de las once analizadas, no cumple la normativa básica que regula, entre otros, la categoría de los filtros, la protección de los rayos UVA y UVB y la resistencia a la radiación.

Según un comunicado de la Asociación Valenciana de Consumidores y Usuarios (AVACU), los datos han sido presentados hoy por el presidente de AVACU, Fernando Móner, y el presidente del Colegio de Ópticos de Valencia, Vicente Roda, quienes han coincidido en señalar que «la mayoría de valencianos adquieren este tipo de productos en las ópticas».

Verano y gafas de sol

Patologías oculares aumentan un 20% en verano

Las patologías oculares crecen un 20% en verano por lo que se recomienda no llevar gafas de sol si no están homologadas.

La radiación solar se compone por ondas visibles e invisibles. Las visibles «sólo resultan dañinas si se exponen muy intensamente a ellas», mientras que las segundas —invisibles— se componen de radiaciones infrarrojas y rayos ultravioletas (UVA), que son las «más nocivas para el ojo».