El sector óptico y el lucrativo negocio de las gafas

lucrativo sector optico

Aunque lucrativo puede que no sea la mejor definición para definir como les va a todos aquellos que trabajan en el sector óptico, ¿verdad?, el reportaje es realmente interesante y está lleno de informaciones que seguro que os serán de utilidad (u os harán reflexionar). Buena lectura.

El lucrativo negocio de las gafas

El sector óptico está en ebullición: en 2015 se produjo un crecimiento cercano al 5% con respecto al año anterior. Las ópticas shop in shop empresas “online” y firmas “low cost” emergentes se han convertido en la última amenaza de la óptica tradicional.

Cuando se entra en una óptica las marcas entre las que elegir pueden llegar a parecer infinitas. Pero detrás de ellas hay unos pocos gigantes que manejan las principales licencias del mundo de la moda: los italianos Luxottica, Safilo, De Rigo y Marcolin, la estadounidense Marchon y, en España, Optim. Las gafas son un negocio en alza en nuestro país: en 2015, solo en productos de corrección visual, se produjo un crecimiento del 4,7%, con una facturación de1.600 millones de euros. Los datos no sorprenden porque las gafas se han convertido en un producto casi de primera necesidad, porque protegen de los rayos UVA y porque más de 25 millones de españoles necesitan sistemas de corrección visual. Sin embargo, la Federación Española de Asociaciones de Óptica (FEDAO) recuerda que desde 2008, debido a la crisis, se ha producido una disminución del 25% en la frecuencia de visitas al optometrista.

Se prevé que este año sea igualmente positivo, aunque no tan intenso. Los resultados financieros del primer trimestre de 2016 apuntan a esa tendencia. Luxottica, por ejemplo, ha incrementado sus ventas un 2,5% hasta alcanzar los 2.260 millones. Otro indicador de enorme potencial del sector se encuentra en el anuncio que en septiembre de 2014 hizo el gigante del lujo Kering (antes PPR), que aglutina firmas de gran calado como Gucci, Bottega Veneta, Saint Laurent o Puma, entre muchas otras. Kering decidió recuperar las riendas de su negocio óptico, que había estado 20 años en manos del Grupo Safilo, y tomar control de toda su cadena de valor añadido. El volumen de negocio de las firmas del grupo rondaba los 350 millones de euros y sus 11 firmas activas en el sector del eyewear reportabanroyalties consolidados por valor de 50 millones aproximadamente. Solo la liquidación de la licencia de Gucci prevista el 31 de diciembre de 2016, dos años antes de su vencimiento pactado inicialmente, implica el desembolso de 90 millones de euros, para empezar en 2017 una nueva colaboración estratégica de cuatro años, en los que Safilo desarrollará y producirá las gafas, pero bajo el control de Kering. Las estimaciones del grupo eran positivas, ya que consideraban que el mercado global de gafas no solo era importante, sino que se esperaba un crecimiento de dos dígitos para el segmento Premium.

Nuevos competidores

En España la consultora DBK estima un incremento del negocio para 2016 del 4,1% respecto al año anterior, alcanzando una facturación de 2.365 millones de euros. Aunque FEDAO cree que el margen de beneficio será más reducido por el incremento de los costes laborales y el mayor peso de la facturación low cost dentro del sector, ya que el mercado de las monturas se ha fragmentado con la eclosión de pequeñas empresas y startups, que ofrecen productos muy personales con un sello de estilo bien diferenciado y a precios asequibles. Entre los actores más recientes destaca la firma Hawkers, un fenómeno imparable que, tras batir récords de ventas en Amazon, es considerado el Zara de las gafas. Su gancho no ha pasado inadvertido para Inditex, que la ha vinculado a Pull&Bear para vender sus modelos tanto en tiendas como online. Esta proliferación de firmas resta importancia al impacto de la piratería, que es más perjudicial para los grandes grupos. Según un reciente informe de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) y la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la falsificación y la piratería mueven cada año 338 mil millones de euros. En España, sólo en 2015, la Agencia Tributaria intervino casi 2,6 millones de productos falsificados, cuyo valor estimado en el mercado hubiera alcanzado los 130 millones de euros. Las gafas son protagonistas dentro de las incautaciones: se sacaron del mercado 395.000 falsificaciones (59 millones).

Si para los fabricantes de gafas la gran amenaza es la piratería, para el sector óptico nacional la gran preocupación viene desde el canal de venta online, donde cada vez ganan más protagonismo firmas emergentes como la madrileña Lord Wilmore, que comenzó su andadura en enero de 2013 y en solo un año casi cuadruplicó sus ventas. En 2015 llegó a los 300.000 euros de facturación. Las múltiples empresas que venden gafas graduadas surgidas en Internet chocan con los intereses profesionales del sector, pero los vericuetos legales tienen múltiples modos de ser soslayados. En opticadirecta.es, especializada en productos ópticos dirigida al consumidor, se esfuerzan en dejar claro que no ofrecen servicios ópticos: “No graduamos ni damos consejos ópticos ni recetamos gafas. Eso corresponde a un óptico o un oftalmólogo colegiados”, y que sus servicios son apropiados para encargar unas gafas de repuesto. Por su parte, los ópticos tradicionales recuerdan que la prescripción de gafas conlleva unos elementos que no recogen las recetas médicas como la distancia al vértice, ángulo facial y pantoscópico que la montura tiene respecto a la morfología de la cara del usuario. Inés Mateu, presidenta de FEDAO, apunta que “no se deben utilizar técnicas de mercado que únicamente luchan por el bajo coste, sin tener en cuenta la calidad o la seguridad. En nuestro sector, por encima de la facturación o las ventas, está la salud“.

En Visual Click, empresa pionera que nació en 2007 en un garaje de Sevilla y que actualmente ronda los seis millones de euros de facturación, combinan ópticas físicas con la plataforma online, donde se recurre para compras de repetición, ya que cuando has adaptado unas gafas comprar otras es más sencillo. “Más que una amenaza, la comercialización online es un reto al que debemos enfrentarnos, algo que debemos entender como complementario a nuestra labor”, afirma Luis Rozados, director general de Federópticos. “El reto es saber transmitir al consumidor la calidad, la innovación y las prestaciones que ofrecemos en las ópticas tradicionales”.

Entre las tendencias más afianzadas en el sector está la dotación del producto de connotaciones de responsabilidad social o medioambiental, ya sea con la implementación de programas de donación de gafas a comunidades desfavorecidas o por la utilización de materiales sostenibles (naturales o reciclados) en la confección de las monturas. Las gafas de madera son de las estrellas, tanto las artesanales como las que ya tienen las grandes firmas. Otra tendencia en boga, muy presente en la última feria de Milán, es la apuesta por las lentes planas. Laura González, de La Gafería, señala que “están de moda por una cuestión estética, pero que hay que tener cuidado con ellas porque causan reflexiones que pueden dañar la mácula. Es recomendable adquirirlas en ópticas que las confeccionen correctamente”.

No se puede dejar de hacer referencia a la impresión 3D, que ha encontrado una de sus aplicaciones más comerciales en la producción de monturas customizables que han dado lugar a multitud de startups, como la australiana Sneaking Duck o la italiana Soda Concept. Tendencia que han adaptado las firmas más vanguardistas, como la alemana Mykita, que ya lanzó su primera colección por impresión 3-D, llamada Mylon. En España encontramos el ejemplo de Wlasses, que crea gafas con material reciclado -polvo de nailon- por impresión 3D, y que es la visión de dos emprendedores que con un capital de 10.000 euros han concebido cuatro diseños para su comercialización. “La impresión 3D SLS [Sinterizado Láser Selectivo] es una de las técnicas más avanzadas”, explica Alberto Hernández, su fundador. “La impresora 3D láser calienta y fusiona [sinteriza] las partículas de polvo de material, de manera sucesiva capa por capa, hasta crear un set completo de montura y varillas”. Lo que parece claro es que el séctor está en ebullición.

Fuente: Revista Fuera de Serie

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.