¿Se convertirá la óptica tradicional en el showroon de la ópticas online?

Alguna vez ya he sacado a relucir este tema: óptica tradicional frente a óptica online, y hoy me gustaría volver a hacerlo para conocer si las cosas han evolucionado para vosotros desde la ultima vez.

La venta de productos ópticos vía Internet ha llegado para quedarse y habrá que convivir con ella, sin embargo habrá que evitar a todo precio los abusos. Los fabricantes han visto en este canal de venta una manera de depender cada vez menos de las tiendas de óptica para vender sus productos y así aumentar sus márgenes (basta con que tiréis de hemeroteca y veáis lo activos que están siendo últimamente algunos a la hora de comprar grandes actores de la venta online de productos ópticos). El otro elemento de esta formula matemática en la que uno y uno son cero para nosotros, encontramos al consumidor, quien viene a las tiendas a probarse los productos, apuntar la referencia y pedirlo mas tarde vía Internet para ahorrarse un dinero. Por tanto la pregunta es, ¿que nos depara el futuro?¿como sobrevivir entre proveedores que quieren vender directamente al usuario y usuarios que prefieren comprarles directamente por Internet?

Os invito a leer la noticia y dar vuestra opinión respondiendo a la pregunta que encontrareis a continuación.

Noticia:

Compres o no compres, ir de tiendas te costara dinero

Nada de lo que sucede es casual y las curiosidades más sorprendentes de nuestro día a día, así como las tendencias comerciales, menos aún. Casi todo es el resultado de precisas estrategias de marketing, como explica la experta Sara Villegas en su último ensayo titulado Marketingdencias. Curiosidades y anécdotas sobre el marketing y la publicidad de tu día a día. Una de las tendencias más claras, y que a buen seguro marcará nuestro modo de ir de compras en un futuro no muy lejano, consiste en cobrar al cliente por entrar en la tienda, compre o no. Como lo oyen.

Hoy en día hay un montón de páginas web en las que se encuentran los mismos productos que en las tiendas a precios más baratos. Así que, cada vez se está generalizando más el hecho de ir a la tienda, ver, probar y… marcharse con las manos vacías para pedirlo en alguno de estos sites. Hartos de esta realidad, para la que se ha acuñado el concepto showrooming, los propietarios de los establecimientos han decidido tomar cartas en el asunto, evitando que la gente se pasee por sus tiendas, se lo pruebe todo y, finalmente, acabe comprando a través de la red, ya que casi el 50% de las compras en internet tienen este origen.

Las tiendas que más afectadas se han visto son las de ropa, pero también las de tecnología y electrodomésticos

Hay que decir que en España este fenómeno supone únicamente el 4% de las compras totales, pero en Asia, especialmente en China, ya representa una cuarta parte. Es decir, lo que se lleva es ir a la tienda a elegir para comprar desde casa con un clic.

Hasta 20 euros por probarse unos zapatos y no comprarlos

¿Y quiénes son los malos de la película, o lo que es lo mismo, los showroomers que han cabreado a los dependientes? A pesar de que son las mujeres las que suelen cargar con este sambenito, los que más practican el showrooming son los hombres jóvenes, de 18 a 34 años, con poder adquisitivo medio-alto y que hacen las compras a través de su teléfono móvil. Por lo tanto, si bien es cierto que al hacerlo ahorran algo de dinero, parece ser que lo hacen más por comodidad que para lograr mejores precios.

Las tiendas que más afectadas se han visto son las de ropa, pero también las de tecnología, electrodomésticos y hasta las librerías. Su estrategia para sortear esta nueva realidad pasa por cobrar una entrada al establecimiento y poder así conseguir los ingresos necesarios para pagar el alquiler, la luz y el sueldo de los dependientes. Eso sí, si se decide comprar algo, descuentan el precio de la entrada del precio de total del producto adquirido.

Una tienda de alimentación gourmet de la ciudad australiana de Brisbane cobra ya cinco dólares porque, según su propietario, están hartos de fisgones y de que la gente use su tienda como referencia para luego comprar en otro sitio. Asimismo, los dueños de una zapatería estadounidense, cansados de que la gente se probara sus zapatos e inmediatamente sacasen el teléfono móvil y los compraran en Amazon, han decidido cobrar 20 dólares a todas las personas que quieran probarse algún modelo.

Fuente: El Confidencial

[poll id=»63″]

8 Comentarios

  1. Un artículo muy interesante y que sin duda hace reflexionar acerca del hecho cada vez más habitual de clientes que entran simplemente a probarse monturas.

    Actualmente trabajo en Opticalia (puedes visitar mi perfil de LinkedIn) y veo como algunos incluso anotan la referencia del modelo para comparar precios en el online. No creo que esta sea una opción valida al menos en nuestro país, ya que por nuestra forma de ser no me imagino a un español medio pagando 5-10€ por simplemente entrar a un centro óptico, pero al menos nos hará reflexionar sobre la búsqueda de alternativas para combatir el showrooming.

    Un saludo
    Andrés 🙂

    • Hola Andrés, gracias por compartir con nosotros tu experiencia en la óptica, realmente interesante lo que nos comentas.

      Saludos

  2. Ese fabricante que se ha nombrado, como otros mucho, tambien fueron pequeños, escasos de marcas, y con otro talante comercial.
    Finalmente, todos tienen como objetivo final dominar el mercado para su empresa, unos lo consiguen y otros no.
    Es importante para el establecimiento óptico trabajar marcas reconocidas, es lo que demanda el público, pero hay que trabajar (y cuando digo trabajar, es promocionar, vender, ofrecer, convencer) aquellos productos que sabes son rentables para tí. Lo otro es batalla perdida, y la única forma de combatirlo es renunciar a margenes o dejar de trabajar ciertas marcas.
    Un saludo

  3. Raul, estoy de acuerdo contigo salvo en el timming. 10 años son muchos, es ahora cuando todo se esta pasando y cuando hay que adaptarse.

    Cobadonga, hay grandes marcas que no puedes dejar de vender ya que su notoriedad es tan grande que el cliente la solicita y si no la tienes se va a otro sitio. Sin embargo estoy de acuerdo en que se deben privilegiar otros fabricantes más pequeños y que no tienen presencia online. Algo que además permitiría diferenciarse de los «otros».

    Ahora bien, este problema no debe sólo ser analizado pensando solamente en la montura, pensar en lo que ya paso con las lentillas de contacto y en lo que probablemente va a pasar con el resto de productos ópticos. No sólo venden online los fabricantes de monturas, no lo olvidéis.

  4. También es posible apostar por marcas sin presencia en Internet o con altas prestaciones, no nos olvidemos de que la calidad de luxottica es fácilmente rebatible.

  5. Es obvio que la venta on-line está en aumento, el ejemplo claro son webs que salían en anuncios de la tv hasta hace bien poco… el único modo de competir es adaptándose al medio, es decir… al igual que una analítica de google analytics o youtube, la optica convencional tendrá que saber vender en internet algo y aprender SEO para posicionarse y por otra parte mejorar técnicas de venta tradicional agresiva sin perder profesionalidad y ética.
    Conclusión:
    Si uno no se adapta al medio , empezará en un plazo de menos de 10 años a perder ventas de forma exponencial muy marcada.
    Es mi opinión…

    • Como bien dices, Raúl, las ópticas debemos adaptarnos y vender en internet. Quizá no podamos competir en precios sobre grandes marcas, pero podemos especializarnos en productos diferentes, con diseños o características diferentes. El problema es que no podemos vender, según la legislación, productos graduados en España; mientras que las grandes webs situadas en el extranjero si que lo pueden hacer.
      En mi opinión , estamos equivocando, las pequeñas ópticas la estrategia. Estamos pidiendo al CNOO que no permita la venta por internet, pero no nos damos cuenta que es una batalla perdida. Lo que tendríamos que hacer es reclamar nuestro derecho a vender en internet; todos los ópticos colegiados deberíamos poder vender graduado en internet y así tratar de competir.
      Solo tenemos dos opciones; votar a un Trump español que reinstaure el proteccionismo o competir en el campo de Internet usando nuestras armas de pequeñas ópticas; atención, profesionalidad y producto diferente. Hasta que no nos demos cuenta de esto, estamos perdidos.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.