El hogar: un lugar de alto riesgo para las lesiones oculares

accidente casa nino

accidente casa nino

Es posible que usted crea que la casa es un lugar relativamente seguro. Algo que se corrobora con las respuestas dadas a una encuesta recientemente realizada por la Academia Americana de Oftalmología y que muestra que en general, la gente está de acuerdo con esta idea preconcebida.

Esa creencia esta tan extendida que menos de la mitad de los encuestados mencionan la casa (especialmente el jardín o el garaje) como el sitio más propicio para que ocurran lesiones oculares serias. Y sólo un 35% de los encuestados dice usar gafas de protección cuando hace reparaciones o realiza trabajos caseros.

Sin embargo las estadísticas médicas nos cuentan otra historia: aproximadamente la mitad de las lesiones oculares que se producen anualmente tienen como escenario la casa, y su número aumenta cada año.

Esta alarmante tendencia es la razón por la cual la Academia Americana de y la Sociedad Americana de Trauma Ocular recomiendan que en cada casa se tenga, por lo menos, un par de gafas de protección homologadas.

 

El riesgo en todas partes

El riesgo para nuestros ojos se encuentra en todos los rincones del hogar, desde el baño hasta el patio, ningún lugar de la casa esta exento de riesgo.

En el interior nos encontramos con riesgos relacionados con:

  • El uso de productos y sustancias químicas peligrosas, como los limpiadores de hornos y otros productos para limpieza y las tareas domésticas. Los accidentes relacionados con el uso de productos caseros causan 125.000 lesiones oculares cada año en Estados Unidos.
  • Durante la preparación de las comidas pueden producirse salpicaduras de grasa o aceite caliente que afecten a nuestros ojos.
  • El descorche de botellas de champán o sidra durante una celebración.
  • El taladro o la fijación de clavos o alcayatas en la pared u otra superficie dura, como el hormigón. Un mal golpe o una mala manipulación puede hacer que un trozo del material donde se trabaja o los propios tornillos, se conviertan en proyectiles que impacten en nuestros ojos.
  • El uso de objetos calientes, como rizadores o planchadores de pelo cerca a la cara pueden, por un contacto involuntario con los ojos, causar serias lesiones oculares.
  • Alfombras mal colocadas o barandillas mal fijadas pueden causar caídas o resbalones.

En el exterior el peligro también acecha:

  • Cortando el césped.
  • Usando una podadora o una sierra mecánica.
  • Podando setos o arbustos.
  • Usando herramientas (manuales o a motor) en el garaje.
  • Trabajando con disolventes u otras sustancias químicas.
  • Cualquier tarea de bricolaje que pueda generar fragmentos, partículas de polvo u otros objetos irritantes para el ojo.
  • Fijar un equipo o un objeto con cuerdas elásticas y que estas se liberen accidentalmente.

 

Pero esos riesgos no solo le conciernen a usted

Tenga en cuenta que quienes están a su alrededor mientras realiza esas tareas, también están en riesgo y también deben tomar precauciones contra potenciales lesiones oculares. En especial cuando hablamos de los niños, quienes observan a sus padres realizar las tareas y podrían sufrir daños colaterales por ser simplemente observadores. Ellos también deben utilizar medidas de protección si quieren estar presentes.

Si pese a todas las precauciones, se produjese una lesión ocular, la primera reacción debe ser la dirigirse a un oftalmólogo o ir a emergencias inmediatamente. Aunque a usted pueda parecerle que se trata de una lesión menor, la demora en recibir atención médica puede conducir a una pérdida permanente de visión o incluso a la ceguera.

 

La prevención es la clave

Nada mejor para evitar una lesión ocular que prevenirla tomando una serie de precauciones, muchas de ellas de puro sentido común. Como por ejemplo:

  • El uso de gafas de protección homologadas puede prevenir un 90% de las lesiones oculares.
  • Asegúrese que sus gafas de protección estén homologadas y cumplan todos los requisitos de seguridad. No olvide que los miembros de su familia también deben usar protección si están presentes mientras usted realiza una tarea en la que puede haber un riesgo para el sistema visual (o mejor aun, cualquier tipo de riesgo).
  • Lea las etiquetas de los productos químicos y limpiadores con detenimiento, y no mezcle los productos.
  • Asegure las alfombras y las barandillas para evitar accidentes.
  • Proteja con un material blando las esquinas y bordes afilados de sus muebles si hay niños o ancianos en la casa.
  • Revise con antelación el césped o las áreas abiertas donde va a trabajar y busque objetos sueltos que puedan convertirse en un proyectil.
  • Mantenga sus herramientas en buenas condiciones; las herramientas averiadas deben repararse o reemplazarse.
  • Asegúrese de que las puntas de los objetos punzantes, como por ejemplo destornilladores, no estén dirigidas hacia usted cuando las manipula.
  • Use tapaderas en sus utensilios de cocina para protegerse del aceite o el agua hirviendo que puede saltar hasta sus ojos.

 

Nada de lo que yo he escrito anteriormente le es nuevo o desconocido, así que piense en aplicarlo.

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.