El estado de la visión próxima en el trabajo y el ocio

Los trabajadores que utilizan gafas premontadas (o de farmacia) ponen en riesgo su salud visual

Hoy comparto este interesantísimo estudio con vosotros, no dejes de leerlo, no tiene desperdicio. Personalmente me quedo especialmente con una de las conclusiones, la cual comparto plenamente y sobre la cual ya me he posicionado en reiteradas ocasiones en este blog:

Los trabajadores que utilizan gafas premontadas (o de farmacia) ponen en riesgo su salud visual

El estudio, con la colaboración de Endesa, constata que las gafas premontadas apenas cumplen con las necesidades y características visuales propias de cada usuario.

Que cada uno haga lo que quiera con lo compra (y con lo que vende) pero la realidad es la que es.

Estudio:

Introducción:

El hábito de la lectura, el uso de dispositivos móviles, ordenadores y tablets han provocado un cambio radical en nuestras necesidades visuales: si antes era suficiente con tener una buena visión a largas distancias, ahora resulta imprescindible tener una visión eficaz y nítida en distancias cercanas e intermedias para un mejor desarrollo de nuestras actividades en el trabajo y en el ocio.

Analizar esta situación es el objeto del estudio que Visión y Vida ha coordinado con la Facultad de Óptica y Optometría de la Universidad Politénica de Catalunya, con la colaboración de FEDAO, LEP y Endesa.

Análisis detallado del estudio:

Fecha del estudio:

Entre junio 2012 y junio 2013

Muestra:

507 trabajadores (345 hombres y 159 mujeres).

392 usuarios regulares de gafas. Únicamente 50 individuos con lentillas.

El 68% de la muestra son usuarios de gafas que nunca usan lentes de contacto.

Únicamente el 22% de la muestra no utiliza compensación óptica.

La capacidad adquisitiva de la muestra es superior a la media española.

Revisiones visuales:

  • Prescripción en ambos ojos
  • Graduación en gafas, si procede
  • Agudeza visual mono y binocular en visión de cerca
  • Distancias nasopupilares
  • Estereopsis (calidad de la visión tridimensional)
  • Foria en visión de cerca (posición de reposo de los ejes visuales)

Tendencias de uso de equipamientos ópticos:

–        Las lentes de contacto son más utilizadas entre usuarios jóvenes que adultos.

–        Las mujeres utilizan más las lentes de contacto que los hombres (15,7% frente a 7,2%).

–        El porcentaje de usuarios de gafas premontadas asciende al 12.5% del total de usuarios de gafas.

–        El 28% de los usuarios de gafas monofocales para visión próxima utiliza gafas premontadas, mientras que el 72% tiene gafas personalizadas (prescritas por un profesional).

Gafas monofocales para visión próxima    porcentaje     casos
personalizadas         72%    5.235.661
premontadas         28%    2.036.091

–        Los resultados de agudeza visual de los usuarios de gafas premontadas fueron inferiores a los alcanzados en gafas personalizadas. Solo una tercera parte de los usuarios de gafas premontadas alcanza agudezas de uno o superiores.

La visión de cerca es mejor con gafas personalizadas que con premontadas:

Agudeza Visual vision proxima

 

En la figura 8.6.2, los resultados se refieren exclusivamente a usuarios de gafas monofocales para visión próxima, agrupados en usuarios de gafas premontadas y usuarios de gafas personalizadas. Puede verse que, entre los usuarios de gafas premontadas, la AV más frecuente es AV = 0.8 mientras que, entre los usuarios de gafas personalizadas, la más frecuente es AV = 1.2, que además está prácticamente equiparada con AV = 1. Pocos usuarios de gafas premontadas alcanzan estas agudezas visuales.

En términos absolutos, 2 de cada 3 usuarios de gafas premontadas podrían mejorar su AV y alcanzar valores iguales a 1 o superiores si utilizasen gafas personalizadas, en lugar de las premontadas.

Existen otros parámetros personales que llevan también a la conclusión de que lasdiferencias específicas de cada persona desaconsejan el uso de gafas premontadas por su estandarización.

Estos parámetros son:

1.- Potencia esférica

2.- Astigmatismo

3.- Distancia interpupilar

Anisometropia

 

1.- Potencia esférica – Los valores de la potencia esférica difieren entre ambos ojos. Casi el 50% alcanza valores de 0.50 D o superiores.

2.- Astigmatismo – Las gafas premontadas ignoran el astigmatismo. El número de personas que presentan algún grado de astigmatismo en alguno de sus ojos asciende a 495 respecto a un total de 501, de los que se dispone de información completa sobre el astigmatismo de ambos ojos. Esta suma representa el 98.8% del total de los casos. Si se exige que el astigmatismo sea -0.5 D o más negativo en alguno de los ojos, entonces el porcentaje baja al 90.0%. Situando el umbral en -0.75 D, el porcentaje se sitúa en el 65.7%

El hecho de no llevar compensado el astigmatismo implica peor visión, más cansancio y en muchos casos dolor de cabeza, entre otros síntomas.

3.- Distancia interpupilar – La distribución de las DIP es distinta entre hombres o entre mujeres. En el caso de los hombres los valores más frecuente son los que van de 59 a 63 mm., mientras que para las mujeres son los que van de 55 a 59. Las DIP promedio encontradas en las gafas premontadas analizadas son de 62 mm.

En resumen, los usuarios de gafas premontadas pueden ver limitada su AV con este tipo de corrección por cualquiera de los tres motivos anteriores. El 94% de los usuarios incumple alguna de las anteriores condiciones, por lo que está limitando su agudeza visual.

Conclusiones principales del estudio:

  1. Los usuarios de gafas premontadas no alcanzan la misma calidad de visión que los de gafas personalizadas. SI se extrapola a España, más de 6 millones de usuarios de premontadas tiene dificultades de visión debido al astigmatismo, 4 millones debido a su anisometría y más de 7,5 millones debido a su distancia interpupilar.
  1. Las mujeres sufren más problemas por el uso de gafas premontadas ya que, debido a su distancia interpupilar, sufren más efecto prismático.
  1. Al comprar las gafas premontadas sin supervisión óptica, la persona escoge aquellas con las que ve los objetos más grandes –efecto lupa-. Debido a la hipercorrección se terminan sufriendo problemas y molestias visuales.
  1. Los usuarios de gafas monofocales para corregir problemas de visión próxima tienen 2,5 veces más problemas en la conducción. Para su seguridad, sería mejor el uso de gafas progresivas.
  1. Más del 20% de la muestra tiene una agudeza visual próxima igual o inferior a 0,6. Se necesita aumentar la frecuencia de revisiones visuales para mejorar el estado de la visión.
  1. No acudir al profesional de la visión para solucionar la presbicia puede acarrear consecuencias negativas: el 25% de la población entre 19 y 64 años tienen condiciones patológicas oculares asintomáticas que pasan desapercibidas hasta que son irremediables.

Recomendaciones:

–        La gafa premontada debería ser considerada, al igual que el resto de equipamientos ópticos, productos sanitarios de la clase I, que sí requiere adaptación personalizada al individuo.

–        Es imprescindible que los profesionales de la salud visual y las instituciones lancen campañas informativas para dar a conocer los riesgos asociados a un mal uso de las gafas premontadas.

–        No es recomendable adquirir gafas premontadas en aquellos establecimientos donde no haya un profesional que aconseje durante la compra.

Datos más relevantes sobre visión próxima:

PRESBICIA

El problema visual más frecuente en la población adulta es la presbicia (vista cansada). A partir de los 45 años, el ojo humano comienza a sufrir el envejecimiento de su cristalino, lo que dificulta el enfoque de los objetos cercanos debido a una pérdida de la flexibilidad de acomodación.

Según el Libro Blanco de la Visión en España (2013) de la Federación Española de Asociaciones del Sector Óptico –FEDAO – 17,2 millones de personas sufren en España presbicia. Debido a factores fisiológicos, el 67% de la población mayor de 45 años es présbita.

Presbitas tipos

 

Los primeros síntomas de la presbicia aparecen cuando existe dificultad para ver correctamente la denominada “distancia de trabajo de cerca” con poca iluminación o en casos de letras y objetos pequeños.

Este defecto de la visión, que se comienza a padecer pasados los 40 años, va necesitando corrección óptica hasta alcanzar las 3 dioptrías, aproximadamente. Las posibilidades de corrección son las siguientes:

  • Lentes para cerca (gafas positivas): Si no existe graduación de lejos, se pueden utilizar unas lentes para cerca en una montura normal (dificultarán la visión de lejos ya que esa graduación es solo para actividades a distancias próximas)
  • Lentes para cerca en gafas “medialuna”: Son gafas que dejan el ojo al descubierto en mirada lejana y que permiten ver por fuera de la montura y de la lentes.
  • Lentes progresivas o multifocales: Permiten la visión de lejos, de cerca y en distancias intermedias. Dentro de este grupo hay distintas modalidades que potenciarán una mejor visión en la zona de más uso de cada sujeto. Por ejemplo, para personas usuarias de ordenadores convendrá potenciar la visión a 60 cm, distancia de trabajo donde se sitúa la pantalla.
  • Lentes de contacto: Cada vez más personas optan por esta opción al permitir una visión más natural y más precisa en todas las distancias.
  • Gafas premontadas: Gafas prefabricadas que tienen la misma graduación para ambos ojos y una distancia interpupilar fija y que no permite la adaptación personalizada.

GAFAS PREMONTADAS

La definición de gafa premontada indica el uso y destino que debe darse a este tipo de equipamientos ópticos: “Monturas sencillas con lentes esféricas de igual graduación, destinadas para un uso ocasional en visión próxima”. En estos casos, ni la prescripción ni el montaje ha sido realizados por un óptico-optometrista. Además, se trata de un producto estándar que no se adapta a las especificaciones individuales de cada sujeto.

La invención y comercialización de estas gafas se vincula a la necesidad de cubrir situaciones de emergencia para los présbitas, ya que –acorde con el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas- su uso extendido puede generar dolores de cabeza, mareos o fatiga visual. Esto se debe a su propia concepción: misma graduación en ambos lentes, sin prescripción sanitaria ni profesional y sin analizar dónde se encuentra el eje interpupilar del paciente.

Las gafas premontadas son productos sanitarios clase I, de manera que la legislación (tanto española como comunitaria) exige su comercialización en establecimientos sanitarios –ópticas y farmacias-. Sin embargo, su venta se ha extendido a todo tipo de establecimientos como: gasolineras, librerías, supermercados, bazares… Para evitarlo, deberían ser consideradas productos sanitarios clase I que requieren adaptación individualizada, como el resto de equipamientos ópticos.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad así lo advirtió en una nota informativa indicando la tipificación sanitaria de este producto (Ref. 004 / Junio 2009 de la Subdirección General de Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad y Política Social).

Desde un punto de vista óptico, las lentes están fabricadas con plástico inyectado, no poseen tratamiento superficial y no generan imágenes de buena calidad. Según datos de este estudio, en el que se han analizado una serie de gafas premontadas, se han obtenido los siguientes resultados:

  • Diferencias en la graduación que indica el etiquetado: en algunos casos las potencias de ambos ojos presentan diferencias de 0,25 D o más entre ellas.
  • La distancia interpupilar media (la distancia interpupilar se adapta a cada persona para que el centro óptico de la lente coincida con el centro de la pupila del ojo, medida que varía en cada persona) de las gafas premontadas se sitúa alrededor de los 62 mm. Todo ello entorpece la adaptación eficaz de este producto a las características de cada sujeto.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.