Longitud De Onda. Información sobre la visión: problemas visuales, patologías, consejos y datos utiles

Te voy a explicar cuántos pares de gafas te hacen falta

0
Posted in Óptica By Longitud



Cuantos pares de gafas nos hacen falta es una pregunta que mucha gente se hace y a la cual usuarios, fabricantes y ópticos, según su grado de interés, le dan una respuesta diferente. Yo hoy os daré mi opinión al respecto, la cual tiene el valor que tiene, es decir mi opinion como usuario y profesional de la visión.

Si escuchamos a los fabricantes de lentes y monturas deberíamos tener entre 5 y 10 (lo se he exagerado un poco). Para justificar este número de gafas os darán el argumento de los zapatos, sobre todo si sois mujeres:

“¿Tenéis un solo par de zapatos? ¿Utilizáis los mismos zapatos para todas las ocasiones?, si la respuesta es no, lo mismo debería pasar con las gafas”.

Si escuchamos a ciertas cadenas de óptica deberíamos tener entre 2 y 3, pero compradas de golpe y el mismo día a ser posible:

“No deje pasar esta ocasión. Compre 2 pares de gafas por 99 euros o tres pares de gafas por un euro mas”

Y si escuchamos a algunos usuarios, con una gafa basta:

“Por Dios, ¡pero se cree que soy rico !, visto el precio de las lentes y las gafas con una gafa basta, oiga”.

Sin olvidar, que también podéis ser o encontrar usuarios de lentes de contacto y en ese caso pues también les haría falta la preceptiva gafa para dejar descansar sus ojos después de una dura jornada de uso de sus lentillas.

Pero en función de nuestro estilo de vida, ¿podríamos determinar cuántas gafas realmente nos harían falta? Para empezar nuestro análisis deberíamos estudiar el estilo de vida de la persona.

Primero definamos al usuario, para luego saber cuantos pares de gafas le harían falta

Pero, ¿podríamos analizar todos los estilos de vida? No, es imposible.
Podríamos intentar hacerlo por edades: los bebes, los niños, los adolescentes, los adultos y los séniors; pero estos grupos de personas implican en sí mismos demasiadas variables: donde viven, si trabajan o estudian, que tipo de actividad deportiva realizan, etc. También imposible.

Por lo tanto solo voy a concentrarme en los adultos y los séniors, y voy a caracterizarlos:

1. Las personas trabajan más años y en trabajos cada vez más sedentarios que los obligan a trabajar principalmente en distancias de cerca (lectura) o intermedia (ordenador).

2. Cada vez pasamos más horas delante del ordenador trabajando, divirtiéndonos o navegando en Internet; en algunos casos más horas que delante de la televisión.

3. Las personas mayores de 50 años son aquellas que mayor poder adquisitivo tienen dentro de la sociedad.

4. Actualmente el número de personas jubiladas es el más alto de la historia. La pirámide de edad de nuestra sociedad se ha invertido completamente desde la época del baby boom.

5. La belleza y disfrutar de una buena calidad de vida no es una exclusividad de la gente joven. Los mayores de 50 años cada vez invierten más en productos que les permitan rejuvenecer o sentirse mejor con ellos mismos.

6. Son personas que conocen y valoran los avances tecnológicos. Son personas que quieren saber lo que compran, que buscan consejo pero también tienen sus propias ideas y están dispuestos a invertir más dinero en aquello que realmente satisface su necesidad, bien sea estética o funcionalmente hablando.

En definitiva, podríamos resumir este análisis diciendo que hablamos de personas más activas, que trabajan durante más tiempo, que han cambiado sus hábitos de entretenimiento, que dan más importancia a su aspecto físico y a su calidad de vida, que saben muy bien lo que quieren comprar y que poseen un alto poder adquisitivo.

Llegados a este punto podremos responder a la pregunta inicial:

¿Cuántos pares de gafas nos hacen falta?

Mi conclusión es que debemos tener tres pares de gafas.

1. Un par de gafas graduadas con tratamiento antireflejante en una montura de diseño. Lo ideal es que sea la gafa principal, aquella que permita dar solución a la actividad principal del usuario, por tanto el tipo de lente elegido corresponderá a ese criterio, incluyendo lentes progresivas o fotocromáticas si para ello fuese necesario.

2. Una gafa de sol graduada, proponiendo lentes que protejan al 100% de la radiación ultravioleta. Pensar en proponer lentes polarizadas a vuestros clientes, podréis argumentar fácilmente el aumento de precio gracias a sus mejores prestaciones visuales.

3. Una gafa con lentes ocuapacionales, especialmente dedicada a una tarea concreta como por ejemplo: leer, ordenador, conducir, etc. En esta categoría también incluyo los tratamientos contra la luz azul: Mi opinión sobre los filtros contra la luz azul de las pantallas

Ahora bien, a esta lista siempre podríamos añadir unas cuantas gafas más en función de vuestro ritmo de vida.

Una mujer podría tener varias monturas con colores o formas diferentes para ir a juego con su forma de vestir, alguien que hace deporte probablemente tenga una gafa específica para practicarlo o alguien que es un poco despistado le gustará tener siempre alguna gafa suplementaria en la cocina o en la mesilla de noche para ahorrarse el ir al salón a buscar la gafa que allí se ha dejado.

¿ Y vosotros cuántos pares de gafas pensáis que nos hacen falta?

Leave a Reply