Conectarse a Internet con un parpadeo

Internet en el ojo, conexion visual internet
Seguramente no pasará mucho tiempo antes de que se escriba –más allá del esfuerzo de Jacques Attali con su Breve historia del futuro– una historia definitiva, por así decirlo, de lo que fue, es y probablemente será el futuro. Un concepto bastante reciente en términos de humanidad.
Asi comienza el articulo que hoy quiero compartir con vosotros, espero que os guste.

Se podría situar su gestación en el Renacimiento, su aceleración en el Iluminismo y su explosión en las últimas décadas del siglo XIX y las primeras del XX, de la mano del positivismo , con los mundos de Verne y de Wells, y más tarde, con los de Clarke y Asimov.

Antes de que la razón tomara el timón de la historia, el futuro carecía de interés,exorcizado en los terrores y esperanzas que generaba una inminente Vida Eterna.

Hoy la futurología conoce tiempos de desprestigio, tanto por sus yerros como por sus omisiones. Nunca se produjo su anunciada colonización de Marte ni los contactos con extraterrestres ni –por el lado catastrófico– el tan proclamado “invierno nuclear”, que sucedería a una guerra de esas características. Por otro lado, jamás pronosticó el alumbramiento de Internet ni la irrupción de Al Qaeda.

Pero hay quien insiste. El prestigioso físico teórico y divulgador científico estadounidense Michio Kaku proclama que en una década “Internet estará en todas partes, incluidas tus lentes de contacto.

Cualquier cosa que veas será Internet

Con un parpadeo, podrás conectarte en línea. Y si te encuentras con alguien que no habla tu idioma, tus lentes te traducirán lo que diga en subtítulos. (…) Si visitas Roma, podrás recrear las ruinas con tus lentes mientras las estás visitando. El fenómeno se llama realidad aumentada.

Es una realidad computarizada que se superpone a la que estamos viendo.” El optimismo de Kaku resulta descomunal: “Aunque el viaje en el tiempo es impracticable ahora, supone una posibilidad. Y en Japón ya hablan de fotografiar los sueños ”.

Estamos casi a dos meses del derrame de petróleo en el Golfo de México. Toda la más sofisticada tecnología de la mayor potencia del mundo no puede obturar un boquete a 1,5 km de profundidad mar, que no cesa en una catástrofe de pronóstico imposible.

Así, los sueños del futuro parecen no alcanzar ni para la urgencia más presente.

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.