50% de reducción en la progresión de la miopía infantil gracias a un colirio con atropina

nino miopie causas

Los resultados de un estudio realizado por científicos en Singapur durante cinco años con niños de edades comprendidas entre los 6 y los 9 años muestran que el uso de un colirio con atropina (0,01%) es seguro y ralentiza la progresión de la miopía considerablemente. Esto es una buena noticia visto el peligro que representa la progresión de la miopía y que os comentaba el otro día en este artículo: 1.000 millones de personas ciegas en 2015 por la miopía

 

La administración de gotas en el ojo con bajas dosis de atropina reduce la progresión de la miopía considerablemente y tiene menos efectos secundarios que los test realizados con dosis más altas de este colirio con atropina, esta es otra de las conclusiones de este estudio llevado a cabo en Singapur.

 

Los resultados fueron presentados en la reunión anual de la Academia Americana de Oftalmología (AAO), que se celebró en Las Vegas a mediados de noviembre. Los investigadores dicen que aunque se necesitan más estudios, los resultados sugieren que las gotas oculares con bajas dosis de atropina son lo suficientemente seguras como para ser usadas en niños de hasta cinco años.

 

Como parte del estudio, que comenzó en 2006, un total de 400 niños miopes de entre 6 y 12 años de edad recibieron, a ultima hora del día y durante dos años, la administración de gotas para los ojos con tres cantidades diferentes de atropina: 0,5%, 0,1% o 0,01%. Después de 12 meses, se interrumpió el tratamiento, y solo aquellos niños cuya miopía progresó de 0,50 dioptrías o más, continuaron recibiendo gotas al 0,01% de atropina durante otros dos años.

 

Los investigadores encontraron que después de cinco años, el grupo tratado con dosis bajas del colirio con atropina (0,01%) eran menos miopes en comparación con los grupos de dosis más altas. Además, usando la atropina a dosis bajas se confirmo que se podía frenar la progresión de la miopía en un porcentaje del 50%, en comparación con los resultados obtenidos con otros niños no tratados con el medicamento de un estudio anterior.

El grupo tratando con bajas dosis de atropina también presentó menos efectos secundarios no deseados asociados con aquellas dosis que contenían mayores concentraciones de la droga, incluyendo la dilatación de las pupilas, lo que implica una mayor sensibilidad a la luz y una visión borrosa.

 

El investigador principal y profesor de oftalmología en el Instituto de Investigación de la Visión de Singapur, el Dr. Donald T. Tan, dijo: «Durante mucho tiempo hemos sabido que las gotas de atropina pueden lograr que la miopía no avance hasta cierto punto. Ahora tenemos datos que muestran que no sólo es eficaz, sino también segura. En combinación con otras intervenciones, este tratamiento podría convertirse en un gran aliado en la prevención de la miopía antes de causar una discapacidad visual grave en los niños de todo el mundo».

Sin embargo, los investigadores también informaron que aproximadamente el 9% de los niños no respondió positivamente al tratamiento en los dos primeros años. Por lo que sugieren que se necesitan más investigaciones para establecer que niños serían buenos candidatos para el tratamiento y también para determinar cuándo seria el buen momento para iniciar el tratamiento y durante cuánto tiempo administrarlo.

 

Por otro lado me permito completar el articulo con una opinión interesante que vino de la mano del Dr. Nicola Logan, profesor titular de optometría en la Universidad de Aston (USA), y quien comento lo siguiente: «Este estudio ciertamente proporciona evidencias adicionales para el uso de atropina en el control de la miopía. Sin embargo, en primer lugar es necesario un seguimiento a más largo plazo de los efectos secundarios del uso de atropina y en segundo lugar, hay algunas limitaciones en este estudio principalmente relacionadas con la falta de un buen grupo control. La mayoría de los estudios que utilizan la atropina para el control de la miopía se han llevado a cabo en los niños de origen chino, por lo que existe la necesidad de un estudio sobre los niños de ascendencia europea para evaluar si los niños con los iris de color claro responden de manera similar, especialmente en relación con los efectos secundarios de la atropina”.

Ya veis que aun quedan cosas por hacer, pero no deja de ser cierto que el uso de atropina en dosis bajas abre una puerta interesante para encontrar tratamiento efectivos frente a la progresión de la miopía.

Os dejo un link a la fuente por si queréis más información:

Five-Year Clinical Trial on Atropine for the Treatment of Myopia 2

Vota si te ha gustado o te ha sido útil

2 Comentarios

  1. Estaría bien que pusieses la diferencia que presentan en el avance de la miopía.

    • Hola Coloccio, no he entendido bien lo que me pides.
      Si tienes un momento dame algo mas de detalles y trato de ver si puedo encontrar la información.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.